Doble acristalamiento

Estándar

Algunas noches, cuando a eso de la una o las dos me pongo a fumar junto a la ventana, oigo no muy lejos, acercándose, el camión de la basura. No es el primero que pasa, ni será el último: esta es una extraña encrucijada en las rutas de los basureros de la ciudad. En la habitación de al lado duerme mi hija de cinco años. Temo que el ruido del camión la despierte, apago el cigarrillo y cierro rápidamente la ventana. Doble acristalamiento contra la vida nocturna.

Tengo algunas veces la sensación de que algo parecido me ocurre (nos ocurre) cada vez que abro un libro de Conrad o de Dickens o de Ian Rankin: doble acristalamiento contra la deuda griega, contra la prima de riesgo, contra la condena de Otegi, contra la tempestad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s