Un nuevo veto

A mi ya larga lista de establecimientos vetados he añadido, esta semana, un nuevo estanco, y lo he hecho con cierto pesar, pues se trata del único estanco que me pilla de camino al trabajo. Algo habrá influido que la señora que lo atiende (abriendo y cerrando cuando le viene en gana, por otra parte) no haya respondido ni una sola vez a mis buenos días ni a mis hasta luegos ni a nada de nada. Pero que, después de haber esperado pacientemente detrás de cuatro personas, dos de las cuales pagaron con billetes de cincuenta euros y otras dos con billetes de veinte, haya sido mi modesto billete de diez euros el único sometido a la humillante operación de pasar por la maquinita de detectar perras falsas, llamadme suspicaz, pero me ha dolido.

Por cierto que el artefacto en cuestión tiene su miga, en este o en cualquier otro establecimiento. Nunca lo había pensado hasta ahora (sería la adrenalina, o el mono), pero ¿cómo verifico yo que es auténtico el billete de cinco euros que la estanquera me dio con el cambio? No puedo, sólo me quedan el acto de fe y la resignación, precisamente las dos vías que el mercader nunca contempla, y aquí ya no hablamos de estancos y fruterías, sino de los grandes depredadores financieros, de aquellos que no solamente verifican el valor del billete sino que también lo alteran a su antojo e incluso se reservan el derecho de devolverte el cambio.

Los vetaría también, pero aún no sé cómo.

Anuncios

4 comentarios sobre “Un nuevo veto

  1. Qué bien te comprendo. En el estanco de Islantilla (el único estanco de Islantilla) llevan años maltratándome con su mala educación. Y cuando ha cambiado de dueños no ha cambiado de modales. ¿Habrá algo inherente a la condición de estanquero que implica la sequedad, la bordería…? Hay que escribir un tratado sobre estanqueros bordes. Yo los colecciono. Esos vendedores de la última droga legal…
    Un abrazo.

    1. ¿Habrá algo inherente a la condición de estanquero que implica la sequedad, la bordería…?
      es una conspiración, seguro.
      Las personas que trabajan cara al público, tienden a reflejar al público. Quiero decir, que si todos los estanqueros de tu barrio son maleducados, es que tus vecinos lo son.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s