Pisto

A lo primero imaxiné un planeta habitáu por nenos incapaces de sentir dolor. Yera l’empiezu d’una novela, pero lo que de mano sonaba a ciencia-ficción derivó en western y, nuna fase posterior, tresformóse nel guión pa un videoxuegu. Al cabu, abandoné’l proyectu. Vinieron otros, igual d’albortaos: les biografíes novelaes (sucesives, non simultánees) de Hunter S. Thompson y Vicente A. Areces. Pasaron dos años. Visité Croacia. Oyí falar d’Antonio Udina Burbur, l’últimu falante de la llingua dálmata, borráu del mapa en 1898 por culpa d’una bomba anarquista. Amás d’eso, la esperiencia de tener una fía. Volví a aquel proyectu orixinal y, a fuerza d’escuchar una y otra vuelta Sympathy For The Devil, fui dando forma, o lo que seya, a El príncipe derviche.

Y agora yá puedo contalo.

Anuncios

2 comentarios sobre “Pisto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s