Fidelidá y cartomancia

Los resultaos de les elecciones asturianes del 25 de marzu nun dan pie a llectures mui de fiar. Dan pie, eso sí, a reacciones emocionales de signu mui variáu: ataques d’indignación, efusiones de misantropía, esibiciones de miopía y cara dura, lloriaes d’euforia o resignación o euforia resignada. A lo incognoscible pertenecen les motivaciones (o les desmotivaciones) d’un 44% d’abstencionistes. A lo interpretable, un repartu d’escaños que, como poco, da pa rascase la cabeza unos cuantos años.

El partíu gobernante (ye un dicir), FAC, pierde 55000 votos en comparanza coles elecciones de 2011. Nun gana. Tampoco n’escaños, a pesar de la llei electoral. Gana’l PSOE, pero nun-y da pa formar gobiernu nin siquiera col apoyu d’Izquierda Xunida. El PP, esperable beneficiariu del xostrazu de FAC, non sólo nun recupera nenguna d’eses 55000 papeletes casquistes, sinón que pierde tovía otres 10000, lo que lu convierte, incontrovertiblemente, nel partíu más castigáu del arcu parllamentariu, cuantimás depués de xugar a “o César o nada”. A la fuerza la reforma llaboral tenía que pasar factura.

Si nos conformamos con buscar el titular más fácil, obligao ye concluir que la vida sigue igual. Presumiblemente, tendremos un gobiernu en minoría. Presumiblemente, esi gobiernu va tar encabezáu por Francisco Álvarez-Cascos. Si al final (queda’l recuentu del votu esterior) nun ye asina, habrá que ver si Javier Fernández, solu o acompañáu, cuenta col apoyu d’UPyD na sesión d’investidura, y eso en casu de que decidiera ser fiel a sigo mesmu y presentar la so candidatura a presidente del Principáu. Too depende, nel fondu y na forma, de demasiaes fidelidaes: Javier Fernández prometió postulase si sacaba más escaños que nadie (y sacólos), UPyD prometió apoyar la investidura de la formación más votada (que ye’l PSOE), Cascos y Cherines prometieron que nun había posibilidá nenguna d’arreglase (y por eso hubo estes elecciones). Qu’agora toos ellos se desdigan, por desgracia, nun ye imposbile, nin tampoco improbable. Lo qu’esplica, en parte, esi 44% d’abstención.

Otra cosa ye la cartomancia, a la que se dedica bona parte del análisis políticu (y con cierta xustificación, una y bones la demoscopia nun vive’l so meyor momentu).  ¿Úlos, los mios votos?, paecen entrugase la mayoría de les formaciones polítiques que presentaron candidatura. Difícil de dicir ye. Puestos a conxeturar, ún diría que munchos de los del PSOE quedaron en casa, en cuenta de dir pa FAC (como nes últimes): ¿fálta-y credibilidá al partíu, o sólo al candidatu? Tamién quedó en casa munchu votu del PP. Tamién munchos d’Izquierda Xunida, la única candidatura, con UPyD, que sube en votos absolutos amás d’en porcentaxe, anque pudiera esperase una subida aínda más acusada (que sí se da n’Andalucía). Nun salen per nenguna parte los votantes de Bloque por Asturies-UNA, a nun ser qu’especulemos que munchos d’ellos optaron por FAC (que l’antagonismu ente Shakespeare y la madreña prendió, anque non onde yera más fácil d’esperar) , y otros, la mayoría, pola abstención. Pero too esto ye matemática demente y nun val pa otro que pa matar el tiempu cuando nun se quier mirar la realidá de frente.

Llectures, llectures, llectures. Habrá que falar estos díes (y estos años) de desafección, de desencantu, de castigu y d’espectáculu (l’escañu d’UPyD: una combinación d’espectáculu, oportunidá y esnobismu). En tou casu, la vida nun sigue igual: hai movimientu nes trincheres, anque’l frente nun se mueva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s