Todos sucios

Estándar

Si hay que creer la versión de ciertos medios, la de ayer fue una jornada sucia, con o sin huelga, he ahí la paradoja: no hubo huelga, pero la inexistente huelga puso el país perdido de escombros, neumáticos ardiendo y contenedores volcados. Los escombros serían, se entiende, ideológicos: vanas pretensiones de apropiarse de la calle en beneficio del Soviet, del Partido Único, de la Comunidad del Anillo. Un mundo de ficción, pleno de posibilidades mitológicas, que haría las delicias de un D’Annunzio sobreexcitado.

Ya no sorprende el descaro con que esos medios retuercen la realidad hasta ajustarla al detestable nivel de sus profecías. Tampoco es sorprendente la credulidad de un público que sólo busca en ellos la confirmación de sus propios terrores y la tranquilidad de espíritu del que cree comprobar que el oponente es tan zafio como uno mismo. Un borboteo de ciénaga: votamos a los corruptos, jaleamos a quienes recortan derechos sociales, pero no acaparamos la ignominia, es más, nos encanta y nos adula verla reflejada también en otros, en piquetes violentos, manifestantes histéricos, periodistas demagogos y sindicalistas con relojes sumergibles.

Ayer, un conocido periodista fue sorprendido paseando por El Retiro, y esos mismos medios que reducen el impacto de la huelga al de un papirotazo contra un carro blindado, no perdieron un segundo en fabricar la noticia de que el periodista en cuestión, aprovechando la iluminación navideña y la inflación de seguridad ciudadana, prefirió irse de juerga con su familia en lugar de acudir a una manifestación por otro lado inexistente. Huelga decir que al periodista en cuestión, llamémosle Escolar, lo mismo le habría dado ir en bolas y con sombrero de copa: la intención de ensuciar su nombre era un a priori absoluto que apenas la realidad podría corregir o refutar.

Así, también, el seguimiento de la huelga, la acción de los piquetes y la respuesta de un gobierno cuya legitimidad más ansiada parece ser la de elevarse sobre una homogénea marea de mierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s