La amenaza fantasma

Hete aquí que Cristóbal Montoro y sus muchachos, henchidos de un súbito sentimiento quincemayista, se preguntaron por qué tomar una plaza pudiendo tomar toda una comunidad autónoma. Así que cogieron sus pancartas, sus bongos, sus vuvuzelas, y se inclinaron todos a una sobre el mapa y escogieron Asturies, patria querida, y zas, ahí queda eso: amenaza de intervención para la única comunidad autónoma que aún tiene un gobierno en funciones, y ojito las demás, que esto va en serio.

¿Va en serio? No lo sé, y no me urge averiguarlo porque, de ser así, se sabrá muy pronto y saldremos de dudas. Ahora bien, ¿de qué dudas? Ciertamente, son unas cuantas las que todo esto me suscita y, como últimamente he venido descubriendo que este país nuestro rebosa de mentes prodigiosas y confío en que no todas ellas estén ocupadas dirigiendo La Razón, ahí van unas cuantas. Agradecería respuestas concisas y, si vienen con membrete oficial, mucho mejor.

Primero. ¿Qué es eso de intervenir una comunidad? Según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, en vigor desde hace un par de semanas, se trataría de que el gobierno español se hiciese cargo del control de las cuentas públicas de la comunidad intervenida, obligando al gobierno autonómico a realizar un depósito del 0,2 % del PIB de la comunidad (que se convertirá en multa si en el plazo de tres meses no se ha corregido la desviación presupuestaria) e iniciando una auditoría de las cuentas a cargo de un grupo de expertos que propondrán unas medidas de obligado cumplimiento. Hasta aquí, lo que ha dicho la prensa, más o menos, a propósito de la amenaza que pesa sobre Asturies. Ahora bien, si uno se lee la Ley de Estabilidad Presupuestaria, puede pensar que nos hemos perdido algún episodio: todas esas medidas (llamadas en bloque “intervención”) aparecen consignadas como “medidas coercitivas” en el artículo 25, pero para llegar a ellas habría de ocurrir que el plan de estabilidad presentado por la comunidad autónoma hubiese sido rechazado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera por segunda vez consecutiva, tras haber sido devuelto en su versión original. Naturalmente, todo esto es sólo lo que yo he sacado en limpio después de una sola lectura de la ley en cuestión, pero sé que caben otras interpretaciones, entre ellas, la de la propia Consejería de Hacienda de Asturies, que rebaja todavía más la credibilidad de la amenaza. No obstante, lo que a mí me preocupa es la carga semántica del significante “intervención”, y su posible asociación con lo contemplado en el artículo 155 de la Constitución, como si nos hallásemos ante una efectiva suspensión del ejercicio de las competencias autonómicas. Cierto que hay semejanzas entre una cosa y la otra, pero me gustaría que alguien me aclarase (insisto en lo del membrete) si son lo mismo, puesto que no veo por ningún lado que el Senado vaya a votar ni las intervenciones anunciadas ni las desmentidas, un trámite ineludible, según la Constitución, para despojar a una comunidad de su autonomía efectiva.

Segundo. ¿Es casual que la advertencia se realice al día siguiente de haberse conocido el fallo del Tribunal Constitucional que devolvía al PSOE el escaño perdido y hallado en el templo? ¿Que se anuncie, también, al día siguiente de que PSOE y UPyD hiciesen público su desacuerdo sobre la circunscripción electoral única, lo cual impediría un pacto de investidura entre ambas fuerzas y abriría otra vez la puerta a un entendimiento PP-FAC-UPyD? Digamos que estas dos preguntas puedo respondérmelas yo solito, pero la única respuesta posible me genera más desazón que tranquilidad, dado que aquí, y no en las cuentas públicas, es donde se ve un intento efectivo y brutal de intervención: ¿o acaso no parece que el gobierno español está advirtiendo al PSOE de que, si finalmente gobierna Asturies, se las van a hacer pasar muy putas, lo mismo que le advierten a Cascos (quien, por cierto, no ha dicho ni mu, para variar), sólo que a este con otra letra y otra música: “gánate a los de UPyD y haz las paces con nosotros, o te las verás con nuestros auditores”; lo mismo que, finalmente, a UPyD, para evitar tentaciones abstencionistas que pudieran poner a Asturies al borde de unas nuevas elecciones, las terceras, de las cuales cabría esperar un hundimiento cuasi definitivo de la derecha, tanto de la facista como de la otra? Sí, es cierto, la pregunta es muy larga, pero la respuesta, creo, es más que breve.

Anuncios

Un comentario sobre “La amenaza fantasma

  1. Home, ta too mui bien, pero lo de “facista” ponte al nivel de Miguelín Barrero y los Niemeyer´s Boys…Nun ye del to estilu. Lo demás, bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s