Mongolia patria querida

[Aprovechando que mañana miércoles, a les 20 hores, se presenta nel CSOA La Madreña d’Uviéu la revista Mongolia, recupero equí un artículu de 2007, publicáu (con otru títulu) nel selmanariu Les Noticies.]

MONGOLIA PATRIA QUERIDA

De nueche, les pistes del Aeropuertu Internacional Chinggis Khaan son como les de cualquier otru aeropuertu: negres, con puntinos lluminosos, y pequeñes. Mui pequeñes. X** nun sabe cómo va arregláseles esti avionón pa entecuallase neses minipistes de Scalextric. Ye un avión mastodónticu de fabricación rusa. De fabricación soviética. La nueche mongola ye tan negra como la de cualaquier otra parte, y X** ta empezando a preguntase qué lu fexo venir tan llueñe, qué se-y perdió a él nesta esquina del planeta. Nun se piense qu’a X** nun-y presta viaxar. Lo que ye difícil ye qu’a X**-y preste tar en dalgún sitiu.

A X** tiénenlu por escritor, y como escritor lu invitaron a esta ciudá insólita. Pero a X** dan-y noxu los llibros de viaxes, les estampes de turista, les guíes. Siempres-y prestó más Tucídides qu’Herodotu. Ye por eso que lo primero que fai, namás poner pie en suelu mongol, y envede quedar mirando pa un paisax que, polo demás, a estes hores de la nueche ye intercambiable col de cualquier país del mundu, ye pasar pal bar del aeropuertu y pidir una cerveza. Y prender un cigarru. Y eso que X** nun fuma. Bueno, fuma poco. Fuma de xemes en cuando, namás cuando se ve a les seis de la mañana na barra d’un chigre de Mongolia, ensin entender una sola pallabra de cuanto se fala alredor d’él y mirando a los llaos a ver si dalguién vieno a recibilu.

Naide. Media docena de paisanos fumando como carreteros y bebiendo como cosacos y, qué remediu, con pinta de cosacos. Pero nenguna muyer. Y tenía que venir a recibilu una muyer. Perderíase. Mongolia ye tan grande… X** pide una segunda cerveza y una especie de tortu con dalgo percima que paez bacalao pero que, efectivamente, nun lo ye.

La traductora-cicerone-azafata de congresos y posiblemente tamién organizadora esclusiva d’esti congresu en concreto, que respuende al nome (o lo que seya) de Pel, ye una oriental d’ente venti y cuarenta años que X** clasifica na categoría de les becaries con poca imaxinación pa otra cosa que nun seya reblagar camín d’una plaza de profesora titular en dalguna universidá infrafinanciada. Llega tarde, a la cuarta cerveza, y X**, ente’l sueñu y l’alcohol y el falsu bacalao, nun tien la llingua mui aquello pa presentaciones intelixentes n’inglés, conténtase con dexar que Pel lu arrastre hasta un taxi y qu’esti lu lleve a un hotel que podía tar perfectamente a les afueres de Guadalajara pero que ta, presumiblemente, a les afueres d’Ulan Bator, o d’Ulaanbaatar, como pon na tarxeta de l’habitación.

X** piensa, enantes de quedar completamente grogui, que ye una absoluta falta de decoru pela so parte nun amosar el menor interés poles ocupaciones de Pel y pol congresu al que tien d’asistir. Pero Pel, al día siguiente, va tener tiempu asgaya pa dexa-y claro a X** hasta qué puntu tán fuera de llugar esos parzamiques nestes llatitúes, y tamién va tener tiempu y ocasión de demostra-y que, amás d’imaxinación, nun anda tampoco mui sobrada de conocimientos sobre lliteratures minoritaries: X** apaez conseñáu, nos programes de mano que reparten a la entrada de la sala de conferencies, como “famosu escritor neozelandés”, y asitiáu, na mesa onde va tener llugar el debate inaugural, a la mandrecha del so presuntu compatriota Chris Else, un políu sesentón que se da un aire a Ned Flanders y que nun apara de mirar pa X** como si ún de los dos-y debiera perres al otru. Pero munches, munches perres.

Asina que X** nun anda mui sobráu d’alternatives. Dicir lo que seya, nel so inglés macarrónicu, lo suficientemente ambiguo como pa que’l públicu, incluyendo a Pel y a Chris Else, nun quede cola sensación de que los asturianos son los más fatos del Pacíficu Sur.

X** ponse de pie. Enfrente, un ventanal que mira asoráu pa un cielu azul partíu en dos pola estatua ecuestre del héroe nacional Damdin Sukhbaatar. X** carraspia. Diz, nel so inglés dylanianu:

-Siéntome especialmente mongol, equí ente ustedes.

Marmullos d’aprobación. X** sorrí autocompasivu. Agora sólo hai que contar lo de siempres. Lo de la opresión llingüística, y tal y cual. A fin de cuentes, esti ye un país que dominó Asia entero pa depués marafundiar tol so padremuñu. Si ellos nun entienden lo que pasa n’Asturies, X** nun sabe quién lo va entender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s