De la fraternidad considerada como una de las bellas artes

L’omicidio non è il mio forte, escribió Eugenio Montale. Tampoco es algo que yo haya ensayado últimamente, el homicidio, no así la fraternidad: ayer la vi abandonar el mundo de las ideas y encarnar en figurantes y público durante la gala de entrega (la primera) de los premios (antipremios tal vez) de la Fundición Príncipe de Astucias. De modo que corrijamos a Thomas de Quincey y sustituyamos “asesinato” por “fraternidad” y ya tenemos un titular mucho más presentable que cuantos mañana leeremos en la prensa a propósito de la verdadera farsa o ceremonia de entrega de los premios borbónicos y borbonizantes. Poco que añadir, y desde luego nada que pueda superar las palabras de mi compañero fundidor Enrique del Teso. El acto en sí, gracias a la gente del Malayerba y a los buenos y sufridos esfuerzos de Señor Paraguas (y de mis más que dignos compañeros, que se dejaron la piel en el evento), puede verse íntegro en Youtube.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s