Una entrevista en Les Noticies

Una entrevista de Damián Barreiro pa Les Noticies.

7-12-2012.

El principe derviche, novela de Xandru Fernández (Turón 1970) que ganó’l Premiu Xosefa Xovellanos nel 2011, trespórtanos a los últimos años del sieglu XIX y a diversos llugares del mapa del Imperiu Austro-Húngaru, nun contestu de conspiraciones, intrigues polítiques y persecuciones. Otra manera, ye tamién la historia de la bomba qu’acabó con Antonio Udina Burbur, l’últimu falante en mundu de la llingua dálmata. La novela supunxo’l regresu de Xandru Fernández a la narrativa llarga, desque publicara nel 2006 La banda sonora del paraísu. Autor d’obres como Los homes de bronce, Les ruines y Entierros de xente famoso, l’escritor yá ganara’l premiu Xosefa Xovellanos n’otres dos ocasiones, en 1993 con El club de los inocentes y en 1999 con El suañu de los páxaros de sable.

L’argumentu de la obra ye un poquitín difícil de resumir, ¿podríamos dicir que la novela trata sobre la historia d’una bomba?
Eso ye lo que pon la contraportada, y en bona midida ye verdá y la meyor manera de resumir l’argumentu. Hai una bomba, en concreto la que mató a Antonio Udina Burbur, que yera l’últimu falante de la llingua dálmata, y la historia d’esa bomba atraviesa la novela. Nun ye la protagonista, nin ye esa la trama principal, pero ensin bomba nun diba haber novela, eso seguro.

Tamos énte una novela onde se fala muncho del dolor. Como llector, El principe derviche tresmite cierta angustia vital. ¿Ye dalgo buscao pol escritor?
Por puru enclín sádicu prestábame responder que sí, pero nun lo ye. Nun me presupongo tal dominiu técnicu como pa tresmitir arréi unes emociones concretes, y yá puestos tampoco nun-y lu presupongo a nengún novelista, porque entiendo que lo que se busca nuna novela nun ye tanto tresmitir o provocar emociones como contar una historia que tenga un sentíu y que promueva, si acasu, dalguna reflexón… Claro que’l dolor, del que sí se fala na novela, ye dalgo que toos conocemos y esperimentamos, asina que ye fácil qu’ún proyecte la so propia esperiencia, digamos, doliente. Eso sí ye buscao, que la idea del dolor tea presente na llectura.

Una de les constantes de la obra ye falar d’un tiempu que s’acaba: el fin de siglu nesta islla de la novela, l’Asturies post-industrial de Les Ruines
Sí, igual ye la consciencia de tar viviendo siempre un final d’época, eso de lo que falen les palabres tan citaes de Bertolt Brecht, aquello de que lo vieyo nun acaba de morrer y lo nuevo nun acaba de nacer. Yo siento que nací y crecí ente dos époques, lo que nun sé exactamente ye cuáles, y pienso qu’a los personaxes de la novela pue pasa-yos dalgo asemeyao. Agora, quiciás se trata d’un sentir común a toles époques, o polo menos a determinaos episodios de les nuestres vides.

Yá ye la tercer vez que gana’l Xosefa Xovellanos, la primera en 1993. Ye esti un premiu nel que la mayoría d’escritores repiten, ¿nun choca la falta de renovación?
Nun cuento que la historia d’esi premiu sía tan llarga como pa sacar nenguna conclusión de momentu. Tamién la nuestra lliteratura, a lo menos si falamos de novela, tien una historia tovía demasiao curtia. Lo mesmo dientro de cinco o diez años tenemos una impresión diferente.

Diz Ismael González Arias, un escritor ensin pelos na llingua, que se presenta a estos premios del Gobiernu asturianu pa sacar unes perres y pa que lo que publique tenga una mínima promoción. ¿Por qué decide presentase Xandru Fernández al Xosefa Xovellanos?
Porque si non ganaríalu siempre Ismael González Arias y nun ye plan. Non, en serio, toi d’alcuerdu con esa opinión, anque matizaría lo de la promoció”, porque por muncho que se promocione un llibru n’asturianu, sigue siendo dar voces en castañéu: los principales receptores d’esa promoción desconecten cuasi automáticamente cuando se-yos fala n’asturianu. Pero la motivación económica ye importante, negalo perpasa la hipocresía, y per otru llau nun debiera avergonzar a naide, a nun ser qu’haya escritores asturianos que sían millonarios de nacimientu, cosa que nun me consta nin ye’l mio casu.

Esti añu tamién publicó la segunda edición de Les Ruines, una novela que yá forma parte de los clásicos del Surdimientu y que ta considerada una de les grandes obres de la llitertura asturiana. ¿Cuesta enfrentase al papel depués de publicar la que, según públicu y crítica, ye la so gran obra?
Yo allégrome muncho de que dalguién piense asina d’una obra mía, en serio, pero más allá del deber de sentime agradecíu, ye dalgo que nun debiera afectame nin m’afecta. Creo que cuando una obra ta acabada, independientemente de la fortuna que tenga -o de la falta d’ella-, tien una vida propia, y l’autor tien otra y tien otros proyectos y otres ambiciones. Cuando escribo pienso no que tengo delantre, nun pienso no que llevo a recostines.

Ye ún de los padres de la novela negra n’asturianu con Tráficu de cuerpos. ¿Cómo ve’l futuru de la novela negra n’asturianu? ¿Piensa volver a ella?
Quién quita. Ye un xéneru que sigue interesándome, pero creo que de momentu tengo mui poco qu’añadir a lo que yá se fexo. Polo demás, igual qu’en toles lliteratures del nuestru entornu, la temática y los iconos del xéneru siguen tando mui presentes, pensemos en Xurde Fernández o en Quique Faes, pero lo que se diz novela negra nun ye agora mesmo la tendencia dominante na lliteratura asturiana. D’unos años p’acá ta teniendo ciertu tirón la novela histórica, y de nuevu esto ye coincidente colo que pasa nes lliteratures que nos arrodien.

¿Tien dalgún proyectu lliterariu en camín?

Siempre, pero baxo secretu de sumariu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s