My Solsbury Hill

Es difícil, para alguien de mi generación, no haber oído nunca “Solsbury Hill”. Es de esas canciones nacidas para perdurar, sobreutilizadas por la industria audiovisual y válidas para casi todo: reportajes sobre golf, teleseries de culto, campañas de concienciación. Peter Gabriel la grabó en 1977 y fue el primer sencillo de su primer álbum como solista, tras abandonar Genesis. A esa ruptura, y al inicio de una nueva carrera, se refieren versos como “Open doors would soon be shut”, “I was feeling part of the scenery”, “I will show another me”.

Escucho muy a menudo “Solsbury Hill”. He comprobado que me pone de buen humor. Tal vez sea por efecto de ese compás de 7/4 o por culpa de la voz de Gabriel, siempre rayana en lo irritante. No lo sé. Pero empiezo a saber qué se siente cuando abandonas una rutina, una escena, una maquinaria; lo que se siente cuando te decides a cortar unos lazos cuyo sentido solo reside en la costumbre. Es cierto: se siente una especie de vértigo, no miedo pero casi. También es cierto que se siente fluir la impaciencia, la electricidad, la excitación previa al gran viaje. El corazón late con violencia. Y es agradable, porque no construyes un nuevo mundo a causa de que el viejo se te haya venido abajo, sino que rompes con ese viejo mundo precisamente porque con el nuevo, en el que vives, te basta y te sobra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s