El tonto útil del fascismo

Estándar

Hablamos poco de fascismo, y mientras tanto el horizonte se nos llena de fascistas. Cierto, cuando se ha abusado tanto de un término, aplicándolo a casi cualquier cosa que no nos gusta, y cuando incluso el régimen (heredero de un régimen fascista, nunca lo repetiremos lo suficiente) hace uso de él para condenar cuanto considera intolerable, resulta entonces difícil manejar ese término con otra intención que la meramente connotativa. Pero no cuesta nada ser precisos, o no debería costarnos.

Las semejanzas de UPyD con los partidos fascistas del siglo XX no son cosa de risa. Los modales de sus dirigentes no se apartan mucho de ese mismo guion y nos devuelven, de vez en cuando, una parodia de lo que en su día caracterizó a sus modelos. Así ha vuelto a ocurrir con Toni Cantó, ahora reconvertido en paladín de los varones humillados por la ideología de la igualdad de género. Armado con datos falsos, el diputado de UPyD alza la voz para denunciar los malos tratos sufridos por los varones a manos de sus mujeres, e insiste en el abuso que suponen las denuncias falsas por violencia de género (del orden de un 0,01 por ciento, según datos oficiales). No me sorprende la falsa gazmoñería del diputado, pero sí, o al menos un poco, la de cuantos se han aprestado a hacerse eco de ella, que los hay: por todas partes brotan gentes (varones en su mayoría) que conocen a uno que fue denunciado por maltrato sin que hubiera habido delito (y dicho sea de paso, yo no sé para qué existen los procesos judiciales, cuando todo lo que hay que hacer es creer a pies juntillas lo que nos cuenta el interesado, pues a ver quién es el guapo que reconoce que tiene amigos o familiares maltratadores), y no falta quien se declara harto de las feministas y de lo políticamente correcto y ve en conductas como la de Cantó una vindicación de “lo sano, lo normal, lo de toda la vida”. Toni Cantó deviene, así, portavoz de un estado de ánimo: el del ciudadano de a pie sin filiación política pero hastiado del lenguaje democrático y hasta cierto punto nostálgico de “cuando se llamaba a las cosas por su nombre”.

Una democracia es un sistema garantista, o aspira a serlo, y en todos los sistemas garantistas lo normal es que haya denuncias falsas. Sobre cualquier cosa. Que esto sea así no disminuye un ápice la enorme cantidad de denuncias bien fundadas en cuya existencia se apoya y se pertrecha el aspirante a defraudador. Y son esas denuncias las que debieran preocupar al diputado Cantó, no las excepciones ni las generalizaciones inductivas basadas en rumores. No le quitemos hierro al asunto: cuando Toni Cantó decide poner el foco sobre las supuestas injusticias derivadas de las políticas de igualdad, sabe perfectamente a quién se dirige y quién le hará la ola. Los datos falsos son lo de menos: el anzuelo ha sido lanzado sobre un prejuicio, y los prejuicios pican siempre. El pescador de prejuicios lo tiene todo a su favor: el desencanto con la democracia, la desideologización del lenguaje, la desorientación producida por un entorno donde ya no hay instancias naturales a las que recurrir para definir la normalidad. Toni Cantó se identifica, como personaje, con ese ciudadano inclasificable, no marcado, irreductible a estereotipos. Da voz al resentimiento.

De todo esto puede salir un infierno o simplemente nada, pero yo no apostaría. Después de todo, en el ascenso del fascismo jugó un papel nada desdeñable el encogimiento de hombros ante el histrión o el mediocre que lo representaba: ninguno de sus mesiánicos caudillos hubiera superado una prueba de carisma antes de conquistar el poder. A Toni Cantó le hemos visto en la tele recibiendo collejas y nos hacía mucha gracia, pero a mí se me han quitado de repente las ganas de reírme.

3 comentarios en “El tonto útil del fascismo

  1. Tu tira mierda, que algo queda. Aprendieron de la derechona, al fin y al cabo son lo mismo. Que los datos sean verdad o no, da igual. Al final alguno se lo creerá y con eso ya habrán ganado. Son basura, él y los suyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s