L’escrache interminable

Estándar

Munchos cuadros y altos cargos del PP vense últimamente aforfugaos pola indignación ciudadana y piden mano dura pa colos protagonistes de los escraches y, yá de pasu, pa con tou aquel que se-yos ponga robecu. Al frente d’ellos, el ministru del interior, señaldosu de la llarga y augusta tradición de los espadones hispánicos y devotu de la Penitente Hermandad de Jesús Yacente. Lo que reclamen estos aforfugaos servidores del bien públicu ye una cosa bien simple: respetu. Podíen pidir perres, o sangre, pero non: viste más la esixencia de “respetu democráticu”.

Cualquier visitante alieníxena o del Principáu de Mónaco pensaría que’l respetu ye’l bien más preciáu en tierres hispániques, muncho más que’l trabayu o la vivienda (entiéndase bien: el trabayu ayenu, la vivienda ayena). Nostante, nun paez qu’esta obsesión pol respetu obedeza a nenguna peculiaridá histórica o etnolóxica. A dicir verdá, viendo cómo les gasten los fanáticos d’Alá y los militares norcoreanos, paez más bien una constante universal. ¿Habrá qu’afiliase a otra especie animal pa dexar de sentir esa atracción fatal hacia’l respetu, eses ansies de que los demás pongan cara d’aprobación énte cualquier babayada que digas o que faigas? ¿O tamién les lleones escuerren a les cebres pa ganase’l so respetu?

Constante o variable, esa demanda de respetu ye fácil que s’integre nuna fórmula d’estracción puramente inductiva y por tanto falsable, a saber: el que menos respetu muestra pa colos demás ye’l que más s’escolforia pidiendo respetu pa la so intimidá, pa les sos opiniones o pa les sos cuentes bancaries. Recién acabada la selmana fantástica del arguyu nazarenu, apolmona un poco comprobar hasta qué puntu los más arteros n’invadir espacios públicos colos sos muñecos y la so seudomúsica son los que más rápido se sienten agraviaos cuando simplemente nun compartes con ellos esi enclín totalitariu por convertir les víes públiques nuna rave cristiana. Un escrache milenariu, opacu a les idees ilustraes y inmune a les crisis económiques. Y con toles bendiciones necesaries pa siguir dando l’espectáculu un añu tres d’otru.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s