Centauros

Estándar

 A veces, como Maquiavelo, veo centauros. Políticos de piel duro, gobernantes insensibles al dolor ayenu y, más davezu de lo que se cree, tamién al propiu (porque tien que ser difícil ser un déspota, nun me digan que non). Conscientes de que’l gobernante tien que se mandar de la llei pero tamién de la fuerza (asina Il Principe,  XVIII), recurren al elementu animal de la so naturaleza con más frecuencia de la que quixera Maquiavelo, lo que nun ye mui de llamentar, una y bones les sos lleis son pura estafa. Cierto que Maquiavelo tamién pidiera intelixencia, el talentu d’esi príncipe centauru vindicando una noción de gloria: los centauros de Maquiavelo nun escriben, déxense escribir, y por cierto qu’en mármol y con nomes que suenen a historia universal, y non con ceros y unos nel balance contable d’un fondu d’inversiones. Los centauros de la política terrenal na nuesa época nun son menos ágrafos que los de Maquiavelo, pero sí muncho menos válidos como materia pa cantares épicos. Podemos consolanos cola idea de que tampoco nel sieglu XVI yera muncho diferente: después de too, trascendieron los centauros ficticios de Maquiavelo y non los centauros reales de la política italiana daquella, los Sforza, los Gonzaga, los Montefeltro, qu’a saber si yeren tan péritos y arteros como presume la lleenda.

Poca lleenda va vali-yos a los nuesos centauros p’arreyase siquiera a la gloria. ¿Qué ye la gloria? La gloria ye lo que queda de la fama cuando se-y descuenten a esta los frutos de la delincuencia. Asina, si a Louis-Ferdinand Céline-y quitamos tolos méritos que fizo pa que lu xulgaren en Nürnberg (y qué pena que nun lu xulgaren y lu condenaren como merecía), lo que queda ye un cachu abondosu de gloria. Pero si a Luis Bárcenas-y furtiamos les razones poles que pena en Soto del Real, nun queda nada que-y sobreviva a la güesera. Quien diz Bárcenas, diz Mariano Rajoy, Angela Merkel o Pedro Passos Coelho: quitando los historiadores, naide va preguntar quién foron.

Centauros de barraca de feria, non como aquellos que Nietzsche aspiraba a parir. Nun hai nada nellos de fiera virtuosa, tienen tanto de raposa como de lleón, ello ye que cero de la primera y nada del segundu, y siacasu aseméyense a híbridos de primate con dalguna especie de cuadrúpedu non identificáu, o identificáu con vaguedá, como la mula. Tanto ye asina, que dellos amagaron con facer carrera na lliteratura (asina Federico Trillo con diez cañones por banda) o nel body art (José María Aznar, corpus delicti), seique buscando la gloria fuera del nichu que los fizo famosos. Tampoco asina, pamidea, van escapar al olvidu. Cola posible escepción de Silvio Berlusconi: bien capaz ye de secuestrar toles artes y reteneles en frascos hasta que llogre destilar d’elles la esencia de la inmortalidá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s