Héroes de Hrabal

Hebo un tiempu de cielos industriales y sindicatos de clase en que Xixón yera a la épica lo que Praga a la traxicomedia: la estatura de los sos habitantes yera la midida de toles coses. En Praga, les midíes de la traxicomedia cotidiana dábenles los personaxes de les noveles de Bohumil Hrabal.La épica en Xixón midíase en función d’estatures como la de Luis Redondo.

Luis Redondo llegó a Xixón siendo nenu, y dende nenu trabayó en milenta oficios: foi tenderu, albañil, soldador, pero tamién, y de resultes d’ello, militante de CCOO, primero, y después, cuando dexó’l sindicatu por nun dimitir de los sos principios, fundador de la Corriente Sindical d’Izquierda. El so nome va xuncíu a la historia recién de los conflictos llaborales nuna ciudá que pasu ente pasu foi sustituyendo los cielos industriales y los sindicatos de clase por centros de talasoterapia y foros de chupatintes.

Redondo tenía muncho en común con dalgunos personaxes de Hrabal: esa mezcla d’inxenuidá y astucia, esi mirar claro ensin renunciar a pensar fondo, esa infancia que marca y qu’a dalgunes persones les vuelve insensibles al heroísmu. El propiu Hrabal nun tenía madera d’héroe, y Redondo tampoco, pero nun somos los humanos los que decidimos cuándo hai que decidir, bastante tenemos con procurar nun quedar mui pembaxo de les circunstancies. Supongo que Praga ye más habitable gracies a xente como Hrabal, y sé que Xixón ye más vivible gracies a xente como Redondo. Pero’l mundu nun lu pueblen solo Hrabales y Redondos.

Hanta ye ún d’esos personaxes hrabalianos entrañables, voz y conciencia d’una novela extraordinaria qu’en castellano se titula Una soledad demasiado ruidosa. Hanta trabaya trenta y cinco años prensando papel. Reciclando llibros. Estrozando páxines impreses. Pa nun perder el xuiciu, bebe cerveza y de xemes en cuando indulta a dalgún llibru. Llee los llibros qu’indulta, ye cultu al so pesar, y tamién bebe cerveza al so pesar, anque con pesar placenteru. Naide-y pon nenguna oxeción a que beba cerveza, en Praga nun ta prohibida la cerveza, pero estrozar llibros ye un deber comunitariu y esi ye’l trabayu, l’oficiu de Hanta.

Nun sé si hai en Xixón obreros especializaos, como Hanta, en prensar papel y estrozar llibros, pero sí toi seguru de qu’hai individuos con vocación d’estrozar cualquier cosa qu’arrecienda a cultura, a alta cultura, a pensamientu críticu y a creación artística, y cónstame que nengún d’ellos tien conciencia de tar faciendo esta ciudá más invivible, menos habitable. Tolo contrario: aspiren a ameyorar les vides de los ciudadanos y ye por ello que prohíben abusar de los espacios públicos (pa que descansemos meyor) y suspenden espectáculos polémicos (pa que nun nos sintamos ofendíos) y promocionen, en cuenta de la cultura del llibru, la cultura de la sidra. Al meyor depués de dos caxes de sidra entendemos meyor la finura irónica de los nuesos gobernantes. En cualquier casu, meyor aguantalos pimplaos qu’a palu secu.

A Hanta sustituyéronlu por una brigada de destructores de papel muncho más eficientes y menos compasivos. Luis Redondo morrió nuna ciudá que cambió les grúes de los astilleros por una risible escultura con forma de botella de sidra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s