L’asturianu, llingua caché

Georges y Anne son un par de burgueses cincuentones que lleven una vida bien regalada y llena de satisfacciones materiales y intelectuales. Hasta qu’empiecen a manda-yos vídeos y tarxetes qu’evidencien que tán siendo espiaos y que dalgo qu’ún d’ellos quería escaecer (una agresión infantil, un rabexíu pueril qu’arruinó una vida) amenaza con estrizar les sos esistencies. En Caché, Michael Haneke cuenta una historia de culpes y disfraces, de cómo una vergüenza soterrada pue emerxer en cualisquier momentu y armar la de coyer. Da lo mesmo que pasen diez o trenta años: lo que nun se resuelve sigue siendo un problema, y escondelo nun val pa otra cosa que pa facer, cuando ocurra, más visible’l desastre.

La versión cómica, woodyalleniana, d’esta discutible película de Haneke rodóse la semana pasada en Mieres: a un conferenciante dan-y una tarxeta oficial pa que pueda aparcar el coche delantre la Casa la Cultura y, cuando vuelve a pol vehículu, ve que-y punxeron una multa porque la tarxeta taba escrita n’asturianu. Lo mesmo qu’en Caché, hai equí detalles xugosos, anécdotes sin gracia y actores pasaos de vueltes, pero valnos cola sinopsis p’atopar paralelismos inquietantes: en dambes les dos histories hai una intrusión deliberada na tranquilidá d’un ciudadanu (los vídeos – la multa), una malevolencia xusticiera (o un didactismu retorcíu) na voluntá del intrusu, un problema ensin resolver que más qu’individual ye colectivu (la represión racial en Francia – la represión llingüística n’Asturies), amás de la sospecha de que cada pasu que se dea en cualquier dirección va conducir a emporcar tovía más la situación.

L’espectador de Caché nun llega a saber quién unviaba les cintes. La puesta n’escena, bressoniana, agónica contra la emoción, induz a confusión: esi observador que graba los vídeos y obliga a Georges a volver al pasáu, bien pudiera ser aquel Dios escondíu (“caché”) que Pascal punxera nel centru del mirar modernu. Llectura noxosa pal mio gustu, pero non menos qu’esa voluntá escondida na dinámica sociollingüística asturiana, onde’l nuestru idioma siempre ye protagonista d’acedes comedies de situación, como si con llegar a 2013 en víes d’estinción y ensin un plan de normalización llingüística dignu d’esi nome nun fuera yá bastante chistoso. Súmese-y a la receta un ingrediente non esactamente ocultu pero sí tapecíu pol ruíu de fondu, a saber: poner al partíu que gobierna en Mieres, Izquierda Xunida, nel centru de la diana.

Queda oculto, como siempre, el mundu asimétricu del falante. Igual qu’en Caché la traxedia de Georges y Majid dexa intautu’l contextu de desintegración social y étnica de la Francia postcolonial, tampoco equí avanzamos un pasu nin p’alantre nin p’atrás. L’anécdota de les tarxetes d’aparcamientu valdrá p’asoleyar media docenes de banderes y pa que dende tolos llaos se dexe claro qu’equí naide-y tien tirria al asturianu, pero’l falante va siguir habitando esa zona muerta ente la llegalidá y la desprotección onde cualquiera pue falta-y al respetu ensin que pase nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s