Táctica y retórica

Descubre’l PSOE los placeres del llaicismu. Mal nun suena, si nun fuera porque ye una tonada pasada de moda y pésimamente interpretada: yá la escuchemos más veces, y con más convicción qu’anguaño. Diz Elena Valenciano que si Zapatero nun quixo romper col Vaticano foi por nun tener conflictos cola xerarquía eclesiástica, como si lo esperable fuera otra cosa, nun sé, tener conflictos col PCUS, pongamos por casu.

A mi del PSOE siempre me fascinó la retórica: esi arte pa paecer cualquier cosa ensin ser nada dafechu. Neso Felipe González foi pioneru: tenía carisma porque cualquiera podía vese falando con él cara a cara, al pie de la barra d’un chigre, ente vasu y vasu, o xugando al dominó. Lo mesmo cuando vistía de pana que cuando gastaba traxe y maneres d’estadista, lo difícil yera ver a González y nun imaxinar un chigre alredor d’él, como si llevara un decoráu al llombu. Un home-diorama. Yera’l veceru ideal, y eso tresmite confianza. Nun se pue dicir lo mesmo d’Almunia, nin de Zapatero: yo a Almunia tiendo a imaxinalu con camiseta de tirantes, y a Zapatero, escalzu, pero con calcetos d’executivu. Son dos tópicos de la narrativa popular española tardofranquista y megamasculinizada: el comedor profesional de garbanzos y l’adictu al sofá y al mandu a distancia. Nun me chocó por demás qu’Almunia xuntara fuerces (o lo que fuera) con Paco Frutos: nun me pintaba mal compañeru de mesa, y venía a confirmar aquella observación de Hemingway de que dos españoles, mientres comen, nun falen. Frutos y Almunia nun debieron falase na vida. En cambiu, Zapatero tenía pinta de nun comer nunca, o de facelo a escondidielles, y por eso falaba a esgaya anque siempre paecía que lo fixera per teléfonu. En cualquier casu, fuera d’eses apariencies tan poco atopadices, lo cierto ye que nin Almunia nin Zapatero foron nunca nada en serio.

Ello ye que, pa tratase d’un partíu que depende de la retórica como únicu combustible pa facer les veces d’ideoloxía, el drama del PSOE estos últimos años ye que quedó ensin personaxe col que vistir los sos vacios discursos. A Rubalcaba yá sabemos que lu punxeron ende pa perder unes elecciones que difícilmente podíen ganar. Agora tóca-y el turnu a Valenciano. Que cumple una función esencialmente retórica y que nello va dexar la salú y el prestixu que-y quede: too pola causa. La causa, indefectiblemente, esixe agora redención, reescribir el pasáu más recién del partíu y convencer de que lo que foi imposible cuando tuvieron mayoría absoluta ye, en cambiu, más posible agora, cuando van camín de convertise na versión ibérica del PASOK. Valenciano ye la muyer ideal pa esi llabor: un personaxe tan esencialmente inverosímil solo pue pronunciar verdaes tresparentes. Cuando llegue’l momentu d’olvidase del pasáu y empezar a proponer pal futuru, veremos qué cuenta Susana Díaz, un personaxe tan planu y en blanco en tolos aspectos que nella pue pintase lo qu’ún quiera, hasta un PSOE d’esquierdes, y mira qu’eso ye difícil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s