Incitación al odio

Mientras la policía registraba la sede del PP en busca de facturas falsas, el consejo de ministros aprobaba la penalización del aborto. No es que estos dos hechos guarden relación alguna, pero la realidad, al yuxtaponerlos, los ha convertido en la cara y la cruz del medallón que mejor retrata a este gobierno: una cara más dura que el cemento y una cruz que ríete tú de la de Cuelgamuros.

Una ley de “protección de derechos del concebido” solo puede ocurrírsele a un fanático, a un tarado mental o a un escritor de ficción. No tengo ninguna duda de a cuál de esas tres categorías no pertenece el ministro de Justicia.

Me imagino que el domingo aplaudirán los púlpitos y habrá doble ración de hostias en las comuniones, lo cual es lógico, ya que también la hay en las manifestaciones. Me imagino que tocará leer la primera carta del apóstol San Pablo a los corintios: “Las mujeres callen en las reuniones, pues no les está permitido hablar; antes bien, estén sometidas, como dice la Ley. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos, pues no es decoroso que la mujer hable en las asambleas”. Me imagino más cosas, pero puede que sea delito escribirlas, si es que todavía no lo es imaginarlas.

Lo de esta gente es incitación al odio. Mírenme a mí, si no me creen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s