Una frase de Buddy Glass

Como era de esperar, no he podido acabar de leer la biografía de Salinger (la de David Shields y Shane Salerno recientemente publicada y de la que no diré nada más de momento: habrá reseña en breve) sin volver a merendarme toda su obra, esto es, sus cuatro libros, uno tras otro. Constato que mis gustos siguen indemnes y que sigo siendo un borde hasta con Salinger: si por mí fuera, sus Nueve cuentos serían solo ocho, y el díptico Franny y Zooey se quedaría únicamente en Zooey. (Dicho sea de paso, y aunque no parece que Salinger haya tenido demasiada mala suerte con sus traductores españoles, la edición española de esta última obra contiene dos errores monumentales en su primera página. Borde, borde, borde hasta decir basta.) Como también cabía esperar, me he vuelto a encontrar con esa frase que me viene a la memoria cada vez que alguien me pregunta por qué publicar. Es algo que dice Buddy Glass, el narrador-albacea-escoliasta de Seymour: Una introducción: “yo, que nunca en la vida he escrito una frase sin visualizarla en seguida en caracteres de imprenta”. En mi caso, eso significa que rara vez consigo dar por terminado un libro, considerar que no cabe en él añadir ni quitar nada, hasta que no lo veo publicado. Debería tomarme en serio la posibilidad de no publicar nunca más: revisar y reescribir hasta el último día, sin dar nada por concluido, sin canonizar nada. Hay ahí un proyecto literario que tal vez me convendría ensayar. Miles de árboles me lo agradecerían.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s