Lo último que se pierde

“Una gran esperanza para Europa”: asina calificó Rubalcaba’l trunfu d’Hollande hai cuasimente dos años, alliviáu por tener atopao por fin un referente de pesu internacional, un signu de que la socialdemocracia nun diba a sucu baxeru como paecía qu’indicaben los retrocesos electorales del PASOK en Grecia y del SPD n’Alemania. La gran esperanza europea quedó esti día bien tocada, por nun dicir que fundida, depués de les últimes elecciones municipales franceses. Doctores tendrá la socialdemocracia p’analizar les causes d’esa derrota y, como vien siendo habitual, inorales y siguir agonizando.

La designación de Manuel Valls como primer ministru ye una señal inequívoca de que, efectivamente, los cerebros del socialismu francés trabayen pal enemigu. El mensaxe que mandaron los electores franceses, según se diz, foi que menos samba y más trabayar, lo que traducío al patois del Elíseo significa más o menos qu’hai que baxar impuestos y da-y el llombu a Europa. Lo de baxar los impuestos yá avisó Zapatero que yera mui d’esquierdes, a lo menos según el so manual de socialista llibertariu, y lo del europeísmu, bien mirao, ta resultando ser la continuación de la política exterior alemana per otros medios: naide nun va echar de menos un proyeutu que tocó techu’l mesmu día que’l Bancu Central Europeu tocó fondu. Tovía hai voces que reclamen d’Hollande un xiru a la esquierda, un apueste por polítiques sociales como les que prometió que diba executar, y señalen, con razón, que’l desencantu de los electores débese a que se sienten estafaos pol Partíu Socialista. Será verdá. Pero nun ye menos cierto que, a poco qu’ún conoza la trayectoria del socialismu francés, como la del español, esa estafa contaba col preste, o a lo menos cola aquiescencia, de los estafaos.

Hai, na historia de les sociedaes, corrientes de pensamientu d’aliendu llargu, construcciones ideolóxiques que percuerren más d’un arcu epocal, y hai otres puramente coxunturales, que sirven al teatru d’operaciones d’una época o d’un entreactu históricu. La socialdemocracia ye de les segundes, non de les primeres: productu de la negociación, alcuando cuasi ósmosis, ente les pulsiones igualitaries del sieglu XIX y la reconfiguración semiartesanal de los imperios coloniales, el so brillu foi crepuscular y sirvió a unos intereses que yá nun puen mandase d’ella como nun sía d’un xeitu agónicu y poco ambiciosu, ello ye: nun va desapaecer mañana pela mañana, pero’l mundu al que nos asomamos nun va dexase moldiar según los parámetros socialdemócrates. Si les sos estructures orgániques, los partíos socialistes, aspiren a sobrevivir a esi esbarrumbe y a revivir depués del so entierru ideolóxicu, necesariamente van tener qu’adaptase a los nuevos tiempos, recomponese cuasimente dende cero. Y eso nun ye fácil qu’ocurra: la tendencia a repetir pautes que n’otru tiempu foron exitoses, xunto coles propies inercies internes que tolos partíos esperimenten, van facer mui improbable una refundación de los partíos socialistes sobre bases non socialdemócrates. Y eso nun ye nenguna traxedia, nin tolo contrario, pero muncho va vaganos hasta que los sos electores reparen en que yá nun hai nada qu’esperar d’esa esperanza esmantelada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s