L’efectu boomerang

Una parte importantísima del trabayu d’un políticu d’oficiu consiste n’esibir convicciones, y eso ye daqué que nun pue facese ensin un ciertu dominiu del llinguaxe, anque hai quien sabe suplir les sos carencies nesi campu con otres cualidaes, lléase actitú, carisma, don de xentes o cualquier otra inefable disposición d’ánimu. L’ayuda divina tampoco nun vien mal, anque convién tener en cuenta que, si bien Dios y el cucho pueden muncho, el que más pue ye’l cucho.

En cualquier casu: retórica. Non solo axitación y propaganda, sinón tamién (y fundamentalmente) capacidá pa triturar emociones y convertiles en consignes, poniendo’l focu nuna cuestión y dexando otres na solombra, y articulando espresiones fáciles de reconocer y de repetir, que se convierten en cita obligada pa cualquiera que pretenda intervenir na discusión, seya’l que seya’l so puntu de vista. Vamos ver cómo se fai.

Na década de 1990, garró una importancia insólita la esibición pública de condenes rotundes énte actos terroristes. Agora pue paecenos lo más normal del mundu, pero nun lo yera tanto cuando Francia tovía se negaba a estraditar a militantes d’ETA y cuando la BBC tovía podía entrevistar a Gerry Adams (prohibiólo Margaret Thatcher en 1988). N’España, los medios de comunicación empezaron a visibilizar a les víctimes d’ETA nesa década, contribuyendo asina a criar un clima d’opinión nel que la piedá y la compasión pasaben a ser sentimientos non solo aceptables sinón cásique obligatorios. Claro qu’esa atención a les víctimes nun foi siempre’l frutu solidariu d’una piedá y una compasión equivalentes a les que provocaba: asina, el diariu El País multiplicó por tres la so preocupación poles víctimes nos años del primer gobiernu d’Aznar, mientres qu’El Mundo fixo otro tanto nos del primer gobiernu de Zapatero. Puru desinterés. Al empar, l’actividá parllamentaria sobre les víctimes aumentó a partir de 1996, coincidiendo significativamente con un cambiu de tendencia: hasta entós, el porcentaxe de políticos asesinaos por ETA nun yera relevante en comparanza col d’otres víctimes (militares, policíes y ciudadanos “non significaos”), mientres qu’a partir de 1996 el porcentaxe de políticos asesinaos aumentó hasta perpasar el de militares y asitiase cuasi al nivel del de les fuerces de seguridá del estáu. Paez ocioso preguntase qué foi primero, si la opinión pública o l’axenda pública, anque déamos por descontao que tolos muertos son iguales.

Ello foi que, pa en delantre, fíxose imposible intervenir en cualquier debate públicu sobre terrorismu (o simplemente sobre’l País Vascu) ensin introducir la nota condenatoria de la violencia (a lo primero solo de los atentaos con víctimes mortales, pero darréu, tamién, de cualquier baturiciu políticamente intencionáu, onde los cayíos podíen ser tanto autobuses chamuscaos como contenedores de basura non menos heroicos), de tal xeitu que l’orador presentábase arropáu n’autoridá moral, upáu al llombu de la esaltación sentimental colectiva y afalada polos medios.

Sicasí, nun ye imprescindible estudiase la Retórica d’Aristóteles pa decatase de que l’usu del pathos nun abasta si l’orador nun tien en cuenta’l contestu social en qu’intervién. N’otres pallabres: pa sascudir l’ánimu del oyente hai que conocer primero esi estáu d’ánimu, porque si nun se fai asina pue haber problemes, y serios.

Col asesinatu d’Isabel Carrasco, o más bien por cuenta de delles reacciones que provocó, pudimos comprobar que l’abusu del pathos vien con efectu boomerang y esplota nel rostru del que lu aventó. Mandándose d’una pseudoestratexa que recuerda muncho a la qu’usaron, y mal, aquel 11 de marzu d’hai diez años, los voceros más distinguíos del abanicu ultra volvieron a echa-y gasolina al espaciu públicu, esficiaos en llograr una reacción de solidaridá equivalente a la qu’espertó l’asesinatu de Miguel Ángel Blanco. Esta vez nun funcionó. Olvidaron que, por muncho que puedan los dioses del aparatu políticu-mediáticu, sigue siendo más poderosu’l cucho, y equí, según paez, había cucho como pa fertilizar Ucrania.

Personalmente nun tengo nada en contra d’estratexes orientaes a evitar que la xente se parta la crisma. Creo, nostante, que les sociedaes necesiten recordase a sigo mesmes constantemente por qué la convivencia pacífica ye meyor que la otra, sobre too cuando nun ye infrecuente que los mesmos gobernantes que condenen los atentaos con bomba faciliten la fabricación y la venta d’esplosivos con fines asemeyaos. Sustituir el debate con efusiones llíriques non solo anula les razones del contrariu. A veces tamién manca de muerte les d’ún mesmu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s