Rojos abstenerse

Rembrandt rapto de Europa¿Habré soñado yo que esto de Europa era importantísimo, algo así como tocar Jauja con los dedos? ¿No era Europa, hace dos días, la utopía soñada por los grandes visionarios, el reino de la paz perpetua pensado por Kant, la fértil llanura del diálogo anticipada por Habermas? ¿Cómo es que de la noche a la mañana no parece tan urgente convencer a las masas obreras y campesinas de las bondades de nuestras euroinstituciones? ¿Es que ya nadie piensa en Jean Monnet? ¿Se acabará alguna vez este horrible párrafo lleno de interrogaciones?

Al menos hoy sabemos que en las altas esferas quieren tanto a Europa como para sacrificar en su altar a millones de europeos. A los cuales, al igual que en otro tiempo se les animaba a votar e implicarse en la construcción de las pirámides comunitarias, se les intenta ahora mantener alejados de las urnas, no sea que en una de estas alguien las rompa o, peor aún, las llene de votos no deseados. Las elites quieren a Europa, pero de la misma manera que la quiso Zeus en su día: dispuestas están a raptarla y llevársela a cualquier paraíso fiscal para engendrar en ella jueces corruptos. Los europeos, mientras tanto, pueden irse a hacer gárgaras en todas sus lenguas oficiales.

También sabemos desde hace algún tiempo que, cuando alguien hace algo “de baja intensidad”, es porque no tiene fuerzas para hacerlo muy intensamente. Claro que nadie anuncia que va a echar un polvo de baja intensidad, pero aún quedan momentos en la vida en que pueden decirse cosas así: “campaña electoral de baja intensidad”, han dicho, como si hubieran querido decir: “follad con sordina”, “votad en voz baja” o, directamente, “no votéis”.

europaLa abstención el próximo domingo batirá records, dicen las encuestas. No lo dicen mucho, porque también las encuestas han sido de baja intensidad y, además, pocas. Nadie se cree que los grandes partidos no las hayan encargado: otra cosa es que no hayan querido hacerlas públicas. ¿Por modestia? Tal vez: es fácil imaginarse a los coordinadores de campaña del PP y el PSOE pensando que mejor no hacen públicos esos sondeos que les dan una victoria abrumadora. Yo me lo creo porque creo en el código Cañete: no te gano porque luego dices que soy un abusón.

Yo votaré porque soy más o menos una persona sin matices, de papeleta fácil, demasiado mayor para pasar por hipster y demasiado joven para que me llamen de algún consejo de administración (es por la edad, estoy casi seguro), pero ustedes, gente sana, desprejuiciada y emprendedora, hagan caso a los que saben y quédense en casa. Dejen que el PP y el PSOE gobiernen la galaxia como padre e hijo. Participen de la fiesta de la democracia como ya es tradición, aplaudiendo el Sabadell-Tenerife o el evento deportivo que más les plazca, sin moverse de sus sofás o de sus bares, en familia, entre amigos, compartiendo en Facebook citas falsas de Gandhi o guasapeando atardeceres fotografiados con Instagram. Pongan su granito de arena en la conservación de esta Europa de baja intensidad con sus concertinas de alta intensidad y sus minijobs de intensidad variable. Permitan que en los euros figure, junto al rostro de Europa, el lema de los nuevos europeos: rojos, abstenerse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s