La revuelta de los notables

Estándar

Como nun soi nada aficionáu al fútbol, al meyor fáltame escuela pa entender determinaes reacciones emocionales. Quiero dicir que comprendería qu’un siguidor del Real Madrid se deprimiera énte la perspectiva de que’l so equipu baxara a Segunda División B, pero (dende’l más absolutu de los desconocimientos, insisto) creo qu’esi mesmu aficionáu diba ser quien a analizar los errores que llevaren al so equipu al desastre. Sé que muncha xente vive la política con emociones mui asemeyaes a les que se viven nun estadiu de fútbol, pero por esa mesma razón cuéstame entender que nun se quiera aplicar a la política esa racionalidá mínima que cualquiera ye capaz d’esibir en momentos delicaos.

Ser votante del PSOE esta selmana nun debió de ser un tragu fácil de pasar: a la evidente derrota del 25M hai que suma-y el rosariu de ridiculeces y salides de pata de bancu con que los notables del partíu amenizaron la resaca postelectoral. Hai dos actuaciones en concreto que los historiadores futuros van tener que sulliñar: la del cada vez más tresparente Ramón Jáuregui (avisando, con esa displicencia que ye marca de la casa, que los militantes del partíu nun van escoyer al so secretariu xeneral) y la del cada vez más opacu Felipe González proclamando’l so arguyu de pertenecer a la casta y recordando-y al mundu qu’en toles sociedaes hai elites. Hai maremotos con más sentíu de la oportunidá.

Nin Jáuregui nin González espresen el sentir más espardíu ente les bases del PSOE: la sensación de que daquién-yos robó’l partíu, la perplexidá por nun ganar el campeonatu electoral. Avezaos a pensar qu’esta lliga namás la xueguen dos, los votantes socialistes razonen d’un xeitu booleanu: o ganar o perder, nun hai términu mediu. Que’l PP perdiera cuasi tantos votos como ellos nun los consuela d’una derrota que non por anunciada ye menos ellocuente. Nun va ser fácil, soi consciente, pero seique debieren dir avezándose a un panorama más plural y asumir que, nuna sociedá cada vez más fragmentada y multitímbrica, conformar mayoríes absolutes a golpe de cooptación nun pue ser nunca una solución democrática.

Hai, tamién, un regustu a vergüenza que se percibe nesi resquemor con que munchos votantes del PSOE comenten, enfadaos, los resultaos del 25M: como si lo natural pa ellos fuera figurar ente los grandes, nun tán dispuestos a sentase a la mesa del común, a aceptar, como munchos llevamos aceptando tola vida, que la mayoría de la xente nun ta d’alcuerdu con nós. Esa cura va llevar bien de tiempu, por munches primaries que se faigan, porque nel fondu nun ye tampoco un sentir natural, sinón inducíu polos mesmos que tienen poles riendes del partíu: los Jáuregui y los González son, efectivamente, elite, y al calor de les elites lleven décades enteres, venceyando les sos carreres a la fortuna del réxime del 78, hasta’l puntu de que yá son indistinguibles les unes de la otra. Nun ye finxíu l’arguyu de González al proclamase parte de la casta, igual que nun ye falsu l’espreciu que Jáuregui escenifica hacia les opiniones de los militantes del so propiu partíu. Dambos reaccionen cola mesma furia qu’aquellos optimates de la república romana cuando se víen asediaos pol pueblu llanu y les sos desixencies. Convenía que los sos militantes cayeren por fin na cuenta de qu’ente ellos y los sos dirixentes hai la mesma resquiebra qu’ente’l PSOE y el restu del mundu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s