Ensin complexos

Estándar

Tovía taba caliente la victoria en diferío de la selección española frente al equipu separatista de les Provincies Xuníes. Telepizza recoyía a tou meter el banderame patrióticu mientres dalgunos aficionaos contemplaben cromos vieyos de Naranjito como queriendo ver nellos una profecía na que naide reparara. ¿Saco la pantalla de plasma, presidente?, preguntó un asesor. Nun ye tan grave, respondió’l presidente. L’asesor, avezáu por demás a esa respuesta, dexó por si acasu a mano les llaves del Mediamarkt domésticu de la Moncloa y foi pa la cama col inquietante pensamientu de que tamién 2015 acaba en 5.

El presidente tenía asuntos más serios de los que preocupase: l’ala derecha del so partíu, que con frecuencia yera indistinguible del restu, esixía que la coronación de Felipe VI fuera “ensin complexos”, como si l’abdicación exprés, la llei orgánica telegráfica, el debate inesistente sobre la forma del Estáu y la negativa del rei saliente a participar na celebración, pudieren interpretase como un intentu de pasar de punteres sobre cuestiones importantes. Unos cientos de kilómetros más al norte, otru presidente, non por autonómicu menos intoxicáu de salsa holandesa, facía cábales de cuándo convidar al nuevu rei a visitar la provincia en calidá d’ex propietariu y tutor de la nueva señora de les Asturies d’Uviéu.

A esti segundu presidente nun lu agobiaben les ceremonies cortesanes ensin complexos: yeren parte de la so razón de ser. Alcuando tenía fantasíes nes que se vía d’asesor inmobiliariu. “¿Qué-y paez”, dicía-y al primer cliente que picaba, “invertir nuna vivienda que nun va ser suya na vida, sinón del bancu al que-y la dexa hipotecada?”. “Paeceríame lo más normal del mundu”, respondía’l cliente, qu’evidentemente nun yera marcianu. “¿Y si-y digo”, envalentonábase la imaxinación del presidente, “que non solo va debe-y la casa al bancu, sinón que tamién va tener que concede-y al alministrador del edificiu plenos poderes sobre los servicios básicos?”. “¿Qué servicios básicos?”. “Pues la lluz, l’agua caliente, eses coses”. “Paeceríame abusar. ¿O va poder l’alministrador cortame l’agua cuando-y salga de les narices?”. “Básicamente, esa ye la idea. Pero espere, que tovía hai más. Como sabe, esta vivienda tuvo un dueñu anterior. En firmando la escritura, usté comprométese a dexar qu’esi dueñu anterior lu visite cuando-y dea pola gana, mínimo una vez al añu, ocasión en qu’usté y la so familia van tener que convidalu a una cena de gala. Por supuesto, el dueñu anterior resérvase la última palabra sobre les reformes que quiera usté facer na so vivienda”. “¿Y eso, según usté, ye tener una vivienda en propiedá?”. “A mi nun me pregunte, yo tengo un alma de propietariu atrapada nun cuerpu d’enfiteuta”.

Al presidente enfiteuta saltábense-y les llárimes de la risa figurándose la cara del hipotéticu cliente. Pasába-y lo mesmo cuando-y falaben d’historia. Como si la historia fuera comestible. ¿Qué-y importaba a él que Juan I de Castiella se sacara de la manga’l títulu de Príncipe d’Asturies col envís d’evitar insurrecciones de los nobles asturianos? Nun diba reprochá-ylo él, depués de vivir los cien díes de Foro. ¿Qué más daba que’l primeru en vistir la dignidá de Príncipe d’Asturies s’estrenara prendiendo fueu a la ciudá de Xixón? Conocía cientos d’aficionaos del Real Oviedo dispuestos a lo mesmo por muncho menos. Polo demás, sacar a rellucir la historia yera resignase a vivir nel pasáu, como cuando dalguién pretendía que’l PSOE volviera a los sos raigaños republicanos: una antigualla. Lo importante agora yera nun perder les señes d’identidá autóctones, la singularidá d’Asturies nel conxuntu de los pueblos del Reinu d’España: la mesma tierra que nel sieglu XIV fuera propiedá del herederu al tronu de Castiella, siguía siendo hasta na so denominación oficial un apéndiz de la Casa Real, y bastaba pa convencese d’ello con observar que’l mayor despliegue institucional y mediáticu, cuasi identitariu, que se facía n’Asturies cada añu, yera precisamente’l de la entrega de los premios principiegos.

Por eso andaba esmolecíu’l presidente silenciosu, y non polos síntomes de descomposición del so partíu, nin pola posibilidá de quedar ensin sillón en menos d’un añu. ¿Nun quería Madina un shock de modernidá? Los holandeses acababen de dá-yoslu. Lo que tocaba agora yera un shock de medievalidá. Y quién más preparáu pa organizalu que’l presidente de la comunidá autónoma menos autónoma de tolos tiempos, tan heterónoma qu’alpenes había decretu onde nun fuera evidente l’aquiescencia de la Zarzuela. Había ser él el que diera’l primer pasu, cuantimás depués del feu que-y fixera Llamazares. ¿Qué-y costaba a Llamazares votar como los otros siete diputaos asturianos y evitar esi llamparón nel historial de servicios a la monarquía? Pruyía-y enmendar esa afrenta.

Nun quedaba otra: la ceremonia ensin complexos del día 19 tenía que celebrase n’Uviéu. Silenciosu y enfiteuta, el presidente garró’l teléfonu. Púnxose de pie automáticamente, como cada vez que falaba cola Zarzuela, y echó-y un vistazu al Marca, como cada vez que se disponía a dar un pasu políticamente importante, un xestu que los dos presidentes d’esti cuentu teníen en común. La so vista cayó enriba del calandariu del Mundial y reparó en qu’España xugaba contra Chile’l día 18. El presidente, como si quemara, apartó los deos del teléfonu, afloxó la corbata y volvió a sentase. Sintió de nuevu el tastu de la salsa holandesa y, sudando en frío, ximelgó la cabeza. Que se les apañaren en Madrid con un posible shock andinu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s