Comparances dolioses

Estándar

Vívese bien nel conceyu d’Ayer. A lo menos, nun se vive peor que nel de Mieres o nel de Llaviana, y ello ye que nun hai riesgu de conflictu armáu nel altu La Collaona nin demasiaes probabilidaes de ver un fielatu con tropes en Valdefarrucos. Tamién ye verdá que los menos de 12000 habitantes del conceyu puen entrar y salir ensin grandes dificultaes, que’l suministru de gasolina nun carez de graves problemes y que nes últimes seis décades lo más paecío a una amenaza d’invasión que sufrieron los ayeranos foi’l proyectu d’alta tensión Lada-Velilla.

Eses circunstancies materiales espliquen que nun heba munchos ayeranos dispuestos a disparar misiles contra Xixón o Avilés. Pero nun conozo ayerán que nun eche les manes a la cabeza si lu faes imaxinase que nel so conceyu pudiera vivir una población de millón y mediu de persones, ello ye, pasar de 32 habitantes por kilómetru cuadráu a más de 4000. Supongamos tamién que’l cuarenta por cientu de los ayeranos tuviera que baxar a trabayar a Mieres y que nel mentáu Valdefarrucos hubiera una frontera con guarnición armada pela que nun pudieren cruzar nin combustibles nin medicines. Esi escenariu que tamos dibuxando, repletu d’infraviviendes en Caborana y Piñeres y onde la falta d’hixene, la fame y los incidentes violentos diben pasar de los televisores a les cais al mesmu ritmu que s’apagara la señal d’esos televisores, nun ye más espantible que’l que vive dende hai décades la franxa de Gaza.

Gaza tien la superficie del conceyu d’Ayer: ehí empiecen y acaben toles semeyances. Sacante eso, paezse muncho más al infiernu qu’a cualquier llugar d’Asturies. A nun ser que queramos imaxinar a los llaniscos o a los avilesinos descargando cuatrocientes tonelaes d’esplosivos enriba los ayeranos, la comparanza nun da pa muncho más. Lo que nun quier dicir que seya improcedente.

La comparanza ye procedente porque los ventidós nenos palestinos asesinaos poles tropes israelines valen lo mesmo que ventidós nenos ayeranos de la so mesma edá. L’ordenamientu xurídicu internacional reconoz-yos a unos y a otros los mesmos derechos, incluyendo’l derechu a facese grandes y a votar a un partíu islamista. Por muncho que’l gobiernu d’Israel quiera maquíllalo cola sempiterna escusa de la llucha contra’l terrorismu, esos nenos muertos yeren nenos y tán muertos, y los causantes d’eses muertes son adultos y non solo tán vivos sinón que siguen llibres y mui probablemente reciban condecoraciones polos sos servicios a la patria.

En Munich, la película de Steven Spielberg sobre’l Mossad y Setiembre Negru, ún de los personaxes diz-y a otru: “Ye estraño pensar nún mesmu como asesín”. A lo que’l so interlocutor respuende: “Entós piensa en ti mesmu como cualquier otra cosa”. El que diz esto último ye un axente secretu israelín que tien como misión vengar l’asesinatu d’once atletes del so país a manes de terroristes palestinos. Una coartada que la propaganda sionista tien a mano dende muncho enantes de la Guerra de los Seis Díes: la violencia d’Israel siempre ye preventiva, porque ye castigu d’una agresión primera y tien como oxetivu non la reparación sinón la imposición d’un terror disuasoriu ente los futuros agresores potenciales.

Ayuda vese a sigo mesmu como víctima y, al empar, axente vengador al serviciu de la comunidá y la raza. Seique ye asina como llogren dormir peles nueches los asesinos de nenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s