Suresnes yá nun ye lo que yera

Por fin. Hubo qu’esperar al discursu de despidida pa sentir una verdá de llabios de Rubalcaba: “El PSOE nun me debe nada, yo débo-ylo too al PSOE”. Nun pue dicise con menos pallabres: cuando un partíu políticu se convierte n’instrumentu d’arriquecimientu y promoción personal de los sos dirixentes, poco ye lo qu’esos dirixentes puen aportar al partíu, como nun seya pa instrumentalizalu tovía más. Esto último Rubalcaba fíxolo tan bien que poco importa que’l nuevu conducator s’apellide Sánchez, Pérez o Díaz. El nome de pila siempre va ser Aparatu.

Aparatu Sánchez y Aparatu Díaz tienen per delantre una lluna de miel indefinida como nunca la esfrutó nenguna otra executiva socialista desque a Alfonso Guerra-y salieron los caniles. Consciente de que-y queda una llarga marcha, y mui probablemente con destín a nenyures, el nuevu secretariu xeneral nun quier cargar con prisioneros que puedan sofrena-y el pasu. Fai bien: bastante carga tien cola so propia insignificancia y con Tomás Gómez, esa especie de kilómetru cero del socialismu español, indicador seguru y fiable de que l’únicu camín ye dar la vuelta.

Nun dan creitu los socialistes asturianos. Yá nun ye solo que Javier Fernández dexe de presidir el senáu domésticu del PSOE, sinón que ye mui probable que nin siquiera se note que lu presidió dalguna vez. Y eso que mandaron al congresu del partíu a Mariví Monteserín, colo ilusionante que ye Mariví Monteserín, y tamién a Fernando Lastra, col mieu que mete Fernando Lastra. Cola capacidá d’análisis que lu caracteriza, Jesús Gutiérrez écha-y la culpa de la derrota al reducíu tamañu de la federación asturiana, pero más d’ún pensará que’l PSOE da Asturies por perdida y que nun piensa gastar un respiru en reanimar un calabre al que tovía-y queden unes cuantes visites del forense.

Pa ser tan entusiastes del bipartidismu, los socialistes tán demostrando que nel fondu nun comprenden mui bien cómo se xuega a esi xuegu. Pal común de los mortales, el PSOE ye parte integrante y fundamental d’una maquinaria política y económica que retaya derechos y salarios, malviende bienes públicos y manda a la miseria a miles de persones, y si bien hai millones de votantes que nun tán pol llabor de llibrase d’esa maquinaria, nun ye menos cierto que los que sí aspiren a ello nun cuenten col PSOE pa llogralo. Los militantes socialistes puen siguir garrándose a esa mitoloxía de consumu internu qu’esiben n’actos oficiales como si fuera oro puro, pero lo cierto ye que solo ellos son quien a percibir daqué de rebeldía nes sos actitúes y programes políticos. Entra dientro de lo posible, por supuesto, que’l nuevu secretariu xeneral del PSOE se revele y se rebele como un antisistema disfrazáu, pero hai más papeletes pa esperar tolo contrario. Va ser meyor que lo vayan asumiendo. Que depués nun vengan preguntando qué PASOK.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s