Casa de cites

Una profesora que conocí una vez solía dicir que’l profesor que nun cita les sos fontes ye un terrorista intelectual. Nun sé hasta qué puntu pue ampliase esa acusación al qu’escribe nun mediu de comunicación, pero la tendencia ye, munches veces, la inversa: hailos propensos a l’acumulación de cites erudites, un vezu que revela, cuando menos, una falta alarmante de criteriu propiu. A la busca d’un camín intermediu, propúnxome la galbana estival que concentrara toles cites nun solu artículu, de mou y manera que pudiera safame pa en delantre de dambes les dos acusaciones, inda a sabiendes de que lo más probable ye que me vengan enriba les dos en xunto.

“En tiempu de tribulación, nun facer mudanza”, escribió Íñigo de Loyola, recoyendo’l sentir de la máxima de Marco Aurelio: “L’universu, mudanza; la vida, firmeza”. Sobre un fondu estoicu, el fundador de la Compañía de Xesús llantó nostante, seique ensin querelo, un estadoñu al que pudiera garrase simplemente’l que tarrez adaptase a los cambios, confundiendo’l sustine de la Estoa col más llanu conformismu. Sicasí, siempre me paeció muncho más asumible, como receta p’aplicar énte una realidá cambiante y davezu conflictiva, el famosu conseyu de Samuel Beckett: “Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa meyor”. Atráime’l calor animal d’esa propuesta que nun dexa de ser la más íntima y sincera pa cualquier mamíferu, y hasta modelu d’escelencia científica pa especialistes en conducta animal como Konrad Lorenz: “La verdá na ciencia pue definise como la hipótesis de trabayu que meyor te dexa avanzar hasta atopar otra meyor”.

Tamién la política ye l’espaciu del fracasu, seya esti individual o colectivu o incluso, como ye bien frecuente, un ñudu ente los dos. Pienso estos díes nel apueste escomanáu que representa Podemos na actual crisis del réxime y a veces dame pol entusiasmu y a veces pola rocea, y dudo ente’l falsu estoicismu xesuita y el desapasionáu down to earth de Samuel Beckett pa quedame coles dudes pero tamién con Beckett. Cierto qu’esi organismu n’espansión que ye Podemos hai díes que tien traza de metástasis, pero tamién ye cierto qu’ensin riesgu nun hai gloria, como dixo Corneille (anque la mio fonte, equí, ye’l simpáticu artificieru de La xungla de cristal III, intentando decidir qué cable cortar pa desactivar la bomba). Riesgos nesti xuegu hai unos cuantos, empezando pol más básicu, que ye’l de desdexar la discusión de cómo va organizase esi partíu movimientu artefactu, en reduñes d’un ésitu electoral non por previsible menos problemáticu. “Otra victoria como esta y acabo vencíu”, dicen que dixo Pirro, el de les victories pírriques, y bien pue ser qu’un tipu de Realpolitik en clave triunfalista tienda, dende les bones intenciones, a asumir lo que dicía Gene Hackman naquel submarín: “Tamos equí pa defender la democracia, non pa practicala”.

Tala ye la llectura que faen ciertos medios y analistes del procesu organizativu que ta entamando Podemos, onde, a la lluz d’un borrador públicu pa discutir en público (vamos, lo típico de los partíos políticos: nun me digan que nun foi igual de tresparente l’últimu congresu del PSOE), ponse l’acentu na falta de democracia interna que se recueye nél. Mal diba andar Podemos si arrenunciara al so capital más importante: l’apertura d’un espaciu de confrontación y decisión en clave democrática, la voluntá conxunta de los miles de persones que conflúin nesi espaciu. Los promotores de Podemos han saber qu’esa máquina yá tien una fuerza autónoma y sabrán yá, o intuirán, que “nun ye conveniente criar a un lleón nuna ciudá, pero, si se lu crió, hai que s’adaptar a les sos maneres” (Esquilo, según Aristófanes).

“Tamos en guerra, pero hai que reflexonar”, cantaben Os Resentidos hai unos cuantos años. Avezaos como tamos a que la reflexón empobine al desencantu y la renuncia, pue apetecer alcuando que la capacidá crítica marche de vacaciones. Nun paez que seya’l casu: ensin mandase d’adanismos que yá nacen calabres, ye dable certificar la imposión social d’una nube crítica mui refractaria a la lóxica del apparatchik. Por mui cool que vista l’apparatchik, y hasta más refractaria cuanto más cool. Va ser una nube mui difícil d’encaxellar n’estructures de partíu al usu, y nun digamos yá en procesos de cooptación de carácter cortesanu, pero con too y con eso va haber que conxugar la xenerosidá cola elegancia, la eficacia cola tresparencia y la gramática cola xeometría. Si hai que fracasar, que nun seya pa fracasar peor.

Fin de la cita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s