Ventayes de rir en común

Por muncho que tengamos los díes compartimentaos, reducíos a la sucesión d’unidaes discretes que nun tienen por qué ser minutos, nin siquiera hores, sinón más bien xeres, llabores, acciones o incluso pasiones, a la postre seguimos en manes d’esa ficción artesanal que llamamos el “yo”: ún cree ser el mesmu a les nueve de la mañana qu’a les once de la nueche, y nesa creyencia pasa la metá de la vida, cuando non la vida entera.

Afortunadamente, nun tamos tan sollertes de contino, y ye bien fácil qu’un resbariazu nun champán, un repegón de café na camisa o una muñeca desiguada por una mala postura nos recuerden que nun hai abstracción que cien años dure nin cuerpu que la resista. Mesmo paez que l’organismu sabe d’ello y recurre a virus y a otres estratexes pa obliganos a frañir la rutina y traenos de vuelta a la rotundidá de los texíos conxuntivos, esos que nun entienden d’obligaciones nin de compromisos.

Los organismos especialmente resistentes, d’esos que nun se ponen malos nin pagando, suelen mandase d’otres técniques pa pidir un altu y esmucir transitoriamente d’esi yo ficticiu y automotiváu. Pa safase de la seriedá con que declamamos en cuenta de falar o desfilamos en cuenta d’andar, necesitamos alcuando amiyar d’esa nube onde creemos esistir mientres damos vueltes en círculu finxendo qu’avanzamos.

La risa ye una d’eses técniques, y una de les más eficaces. Nun hai nada más sano que contemplar al adversariu, incluso al amigu, faciendo un ridículu involuntariu y non necesariamente destructivu. N’ocasiones contaes, esa risa ye cruel, y pesa col mesmu pesu de la rutina de la que nun llogra furtianos. Pero les más de les veces ye una risa que pasa, pon ente paréntesis les presuntes urxencies, les necesidaes inaplazables, y abre unos segundos o unes hores de cuasi indiferencia mui fáciles de confundir con una alteración cannabinoide.

Les sectes, y en xeneral les comunidaes humanes fundaes nel fanatismu, na sumisión del inviduu y la presión grupal, toleren mui mal la risa, y ye comprensible: la risa ye patrimoniu individual, y el grupu nun ri a nun ser que rían los sos miembros toos en xunto. Poques rises tan contaxoses se conocen como pa frustrar les ambiciones homicides d’una grea de fanáticos. Si pa enriba ye’l grupu lo risible, la so reacción énte l’estrañu risonderu nun va ser mui candial que digamos: ente la censura y el linchamientu, la gama ye amplia, pero poco imaxinativa.

La risa del fanáticu ye una risa terrible, y tamién una risa risible. Paezse a aquello que Kundera llamó la risa del ánxel, triste simulacru de la risa orixinal, la del diañu, la que llibera y pon en suspensu la creación del mundu. La risa del ánxel, en cambiu, pretende agasayar un mundu plenu de sentíu, ensin resquiebres, ensin disidencies nin contradicciones.

Tamién dellos grupos políticos-y tienen aversión a la risa y a la burlla, por nun dicir que toos. Tamién, otra vez, ye comprensible: enfotaos unos en caltener un poder que ven amenazáu de contino, y emperraos otros n’optimizar recursos p’asaltar esi poder que tarrecen y ambicionen, la mínima resquiebra pue aprovechala l’enemigu pa meter un cartuchu de dinamita y ganar peles braves. Y a veces el cartuchu nin siquiera ye metafóricu.

Solo qu’esi xuegu, bien de veces, nun ye políticu, sinón una simple ximuestra. Si la política fuere daveres l’arte d’ordenar razonablemente les voluntaes diverses, diba vese que’l poder, el de verdá, nun ye únicu, nin siquiera unívocu, y que por eso hasta la risa tien que tener el so tiempu y el so llugar si ún aspira a devolve-y al común les ganes de vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s