Too acaba y empieza en Podemos (y en John Lennon)

Estándar

Nun ye d’estrañar que los medios afines al réxime esbarben panexíricos y elexíes n’honor d’Emilio Botín: si nun llega a morrer, tovía siguíen falando de Juan Carlos Monedero.

Por poca llucidez que quede nos conseyos de redacción d’eses fábriques de prexuicios, dalguién tuvo que dase cuenta de que’l linchamientu moral de Monedero llevaba camín de convertise nuna operación propagandística non deseada en beneficiu de Podemos. Ye lo que diz George Lakoff: si-y dices a dalguién que nun piense nun elefante, lo que consigues ye que nun dexe de pensar nel elefante. Y asina, si lo que pretendes ye anular a un personaxe políticu, con sacalu en procesión nun llogres otro que promocionalu.

A Monedero lleven unos cuantos díes dándo-y estopa por cualquier motivu. Normalmente, por coses qu’él dixo, pero tamién poles que nun dixo, o poles qu’otros dixeron que dixo. Nun tendrá nada que ver too esto con qu’últimamente se tea falando de la posible candidatura de Monedero a l’alcaldía de Madrid, pero paecer paezlo, básicamente porque nenguna de les declaraciones que se-y atribúin da pa munchu casus belli. O a ver si ye que’l resultáu de les elecciones europees nun influyó na abdicación del rei Juan Carlos y na espantá de Rubalcaba. O a ver si Susana Díaz va poder ponese digna con Izquierda Unida ensin que pase nada nel gobiernu andaluz pero Podemos va tener qu’abrir los brazos cada vez que Cayo Lara se llevanta dialogante. Nun ye pa tanto, pongámonos como nos pongamos.

En 1966, John Lennon dixo nuna entrevista que’l cristianismu taba desapaeciendo y que los Beatles yeren más populares que Xesús. Eses declaraciones fixéronse famoses, valiéron-y a Lennon más d’una amenaza y a los Beatles en xunto un boicó bien curiosu, pero lo que poques vegaes se recuerda ye que, namás publicales, pasaron ensin pena nin gloria y solo se convirtieron en noticia cinco meses más tarde, cuando una revista norteamericana les sacó en portada convenientemente descontestualizaes. Namás que los integristes cristianos d’Alabama y Tennessee les lleeron, yá nun foron quien a dexar de pensar nel elefante.

Dalgo asemeyao ocurre con Podemos: en bien de conversaciones se diz lo mesmo que Monedero dixo o dicen que dixo, y ye una opinión muncho espardida que Podemos-y pegó un sascudión al panorama políticu español y que ye fácil que gane les elecciones de 2015. Tamién se percibe, y non solo ente militantes y simpatizantes d’Izquierda Unida y Podemos, que l’entendimientu ente les dos formaciones ye non solo difícil sinón alpenes deseable, por munches razones, non necesariamente les mesmes pa unos y pa otros. Non: poner a Monedero na diana ye parte d’una táctica de guerrilla mediática (difundir l’estereotipu del sanchopanza bocayón y radical, l’Alfonso Guerra de la nueva mayoría) que pudiera salir bien de nun ser porque l’elefante xuega nel equipu contrariu y Podemos siempre va salir reforzáu por muncho que s’ataque a los sos voceros. Equí ye onde la comparanza con Lennon tien sentíu: lo que Lennon dixo de los Beatles sabíalo cualquiera que nun contemplara la realidá coles gafes escures del integrismu cristianu, igual que lo de Podemos lo piensa la mayoría de los que nun comulguen col bipartidismu fieramente armáu y unos cuantos de los que sí comulguen.

Sábelo tamién Willy Toledo, que d’unes selmanes p’acá tamién s’apuntó a señalar al elefante. Igual que nesi clásicu del cancioneru asturianu, Toledo diz una vez que sí y otra vez que non, y a lo primero apoya a Podemos como un solu home, depués da-y un ataque de frustración marxista-leninista, y al cabu d’unos díes vuelve a tender la mano (eso sí, depués de despachase a gustu con Monedero, como yá vien siendo vezu): Willy Toledo muévese (en círculos, precisamente), pero l’universu nun se mueve con él, y Podemos sigue tando nel centru. Normal que los mesmos aplausos acríticos que l’actor collechó col so sofitu vuélvan-y enriba convertíos n’ataques escalforiaos y igual d’acríticos, lo que lleva a muncha xente a preguntase qué ye lo que pasa pa que nun se pueda dicir nada malo de Podemos.

A dicir verdá, sí que se pue, y de fechu ye más lo que se diz públicamente en contra de Podemos qu’a favor, pero de fondu flota la idea de qu’esto que ta en marcha, seya lo que seya (y onde Podemos tien un papel perimportante, seya tamién el que seya), ye cuasi inevitable. Nun ye que nun pueda criticase, ye que nun se pue facer como que nun esiste, que ye lo que munchos quixeren. Love is in the air, y por eso Willy Toledo duda y bazcuya d’un llau pa otru, y ye comprensible y d’agradecer que lo faiga. Salvando les distancies, lo d’él nun ye mui diferente de lo de (one more time) John Lennon, cuando en 1968 reescribía compulsivamente la lletra de “Revolution” y-y salía “una vez que sí, otra vez que non”, dependiendo de la concentración de partícules d’entusiasmu qu’hubiera nel ambiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s