De “ébola”, “ebolución”

Estándar

Hai quien considera que Hermann Tertsch ye al periodismu lo que’l virus del ébola a la salú pública: un retrocesu evolutivu de consecuencies llúgubres. Ye una comparanza poco afortunada: mientres que’l virus nun mata a costafecha, Tertsch pon los cinco sentíos n’estrizar la poca credibilidá que-y queda a la so profesión. Lo d’él nun ye accidental, y de muestra valnos lo que dixo esti día, alertando de que la crisis del ébola pue aprovechala “la peor izquierda” pa xorrascar el conflictu social y tentar d’imponer “la cultura del fracasu”, igual que’l 13 de marzu de 2004.

Hermann Tertsch dase perfecta cuenta de qu’hai más d’un elementu común ente la crisis actual y la que provocaron los atentaos del 11-M. Otra cosa ye que pretenda utilizar esi paralelismu pa ximelgar la pantasma de la conspiración ultraizquierdista, pero’l paralelismu ye real y hasta evidente: una situación d’alarma social creada por un enemigu nuevu, unos precedentes qu’apunten a la irresponsabilidá y a les males decisiones d’un gobiernu del PP como factores esplicativos de la traxedia, y una xestión de la crisis basada na improvisación, la negación de lo evidente y la criminalización del discrepante y hasta de les víctimes. Si aquel 11 de marzu de 2004 foi Ángel Acebes el que llamó miserables a tolos que nun comulgaben cola posición del gobiernu, nesta ocasión foi Javier Rodríguez, conseyeru de sanidá de la Comunidad de Madrid, el que nun dexó pasar la oportunidá de responsabilizar de la crisis a la enfermera infectada.

Cuesta saber pa ónde apila la indignación, si pesa más la indecencia d’unos cargos públicos dedicaos en cuerpu y alma al beneficiu propiu o la ineficacia d’una alministración controlada por inútiles a los que namás-yos interesa blindar la propia posición de poder. En 2004 foi la ineficacia la que valtó les aspiraciones del PP a convertise en fuerza hexemónica ad aeternum, una y bones nun se percibía que l’enclín depredador de corruptores y corruptos rebaxara les espectatives económiques de la mayoría. En 2014 los dos factores sumen y yá naide espera dimisiones d’un partíu chiscáu per toes partes por escándalos supinos. Qu’a too ello se-y amieste’l recuerdu involuntariu del aceite de colza ye, más qu’una manifestación del inconsciente colectivu, una señal d’alarma: igual qu’en 1981 la muerte de 700 persones por intoxicación alimentaria punxo enriba de la mesa les contradicciones d’una sociedá que pretendía upase a la modernidá ensin curar les mancadures de cuarenta años de medievalismu, la tresmisión en 2014 d’un virus como l’ébola non solo pon n’evidencia la tendencia del gobiernu a la chapuza y a la beatería, sinón que muestra tamién el retrocesu esperimentáu pola sociedá española estos últimos años tanto en calidá de vida como n’espectatives de progresu.

Suponíase qu’evolucionábemos ordenadamente hacia meyor, pero en menos de cinco años tenemos retrocedío a niveles de paru y precariedá llaboral que se pensaben (como la neumonía atípica, la rabia o la viruela) superaos pa siempre, retiraos de la escena del progresu lo mesmo que la Cuaresma obligatoria o’l Cara al sol nes escueles. La crisis del ébola ye la traca final d’una fiesta involutiva qu’hasta los hayekianos más recalcitrantes van dexar d’aplaudir a les primeres décimes de fiebre. Sicasí, de poco va sirvinos denunciar al PP como causa y efectu d’esta ebolución si hai quien sigue entregando-yos periódicamente les llaves de la caxa de Pandora: si los protocolos sanitarios fallaron, ye porque fallaron primero los de la democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s