Travis

Ente dexar morrer a miles de persones o asesinales directamente pue haber una diferencia, pero nun m’abulta una diferencia grande. Cierto que nel primeru de los casos el presuntu homicida podrá alegar desconocimientu, escesiva distancia ente la causa y l’efectu, y hasta podrá apelar a la importancia del azar nel resultáu final, pero too eso falla cuando esi homicida (presuntu, digamos presuntu) financia y instala controles fronterizos pa dexar a una población entera ensin recursos de nengún tipu, o contrata sicarios pa secuestrar estudiantes, o viende armes a una célula yihadista. Nin la inorancia nin la dulda razonable nin l’azar valen pa escluir a esi individuu del llistáu d’infames sin fronteres.

Cuando David Fernández-y espetó a Rodrigo Rato: “Hasta pronto, gángster. Fuera la mafia”, hebo quien s’escandalizó pol llinguax del diputáu de les CUP, y nun tardó Cristóbal Montoro en proclamar que Fernández venía de cruciar los límites de la llibertá política. Pa nun perder el vezu, Cristóbal Montoro esprecetaba a tontes y lloques, ensin saber de qué falaba: como muncho, David Fernández cruciara los límites de la etiqueta y saltárase (eso sí, olímpicamente) les normes d’urbanidá que nos sirven pa estremar ente’l que mata y el que tien pola pata. Nun fai falta ser ministru pa reconocer que ye mui difícil imaxinar a Rato vaciando’l cargador d’una pistola contra una persona indefensa. Nostante, la trampa semántica nun consiste n’evitar usar pallabres como gángster o mafia, sinón en suponer que’l que dispara la pistola ye ética y xenéticamente diferente de Rodrigo Rato o de cualquiera de nós.

Los asesinos tán sobrevaloraos. Suponémos-yos virtúes (escelencies) vedaes pal restu de los mortales. Condenamos les sos acciones y, en xunto, condenamos la so manera de ser, pero tamién ye verdá que lo facemos pola necesidá de sentinos más puros, menos infames, estraños dafechu a eses maneres de conducise en públicu. Nel fondu, hai una fascinación pol asesín que nos alluga hasta ciertu puntu al so altor: en función d’esa fascinación, toos somos asesinos despotenciaos, incapaces de resolver violentamente un conflictu. A Rato nun-y suponemos cualidaes morales diferentes de les de Lee Harvey Oswald o Adolf Hitler, suponémos-y simplemente una tendencia (innata o non) a sofrenar les sos ansies homicides, la mesma tendencia que cuasi tol mundu tiende a considerar propia y apropiada.

Lleemos l’actualidá política y económica como si fuera una película de gángsters, y aceptamos y condenamos comportamientos según los mesmos valores que nos faen empatizar colos Corleone y despreciar a los Tattaglia: la llealtá a la tribu, el cumplimientu de la cadena de favores y la distribución de les migayes del botín sírvennos p’absolver a Michael Corleone o a Jax Teller, por muncho que sepamos que son unos sociópates. Asina tamién con esa parte minúscula de la nuesa sociedá que firma desagospios, ordena espulsiones en caliente, privatiza servicios públicos o viende mines antipersona a países en guerra: pasámos-yoslo too mientres lo faigan dientro de les convenciones narratives, simulen ser candiales colos suyos y nun faigan escesiva ostentación de poder contra’l común. Pero cuidao con llamalos gángsters o echa-yos en cara que tean socializando’l sufrimientu ensin ver sebe: entós ye cuando-yos cai la careta y vemos el personaxe qu’hai embaxo de toos ellos, esa especie de Travis Bickle dispuestu a too con tal de nun baxar la mirada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s