Cola mano abierta

“Que bien sabéis cruza-y la cara a una muyer, los homes. Paez que vos dieren llecciones”, diz Julia Roberts en Pretty Woman. ¿Ye cierto? ¿Será una habilidá innata? ¿Sabemos tolos homes avasallar a les muyeres, o simplemente avasallamos porque esi ye’l nuesu rol, el papel qu’en cada situación nos queda reserváu, y acomodámonos a él con tola naturalidá del mundu?

Cualquiera que tenga neños y neñes nel so entornu inmediatu pue observar cómo xueguen, cómo reparten papeles y cómo reaccionen énte les circunstancies imprevistes. Nun se trata de nengún tipu de determinismu xenéticu: ye puru enseñu, un hábitu que se refuerza cola edá, con cada xuegu, con cada vez que’l neñu o la neña llevanten la mano en clase, con cada recompensa o castigu que reciben. Seique nengún neñu reciba llecciones de maltratu físicu, pero tampoco son munchos los que deprenden a competir con una neña ensin sentise agredíos, humildaos o rensiosos.

La naturaleza, nesti casu, ye neutral. Tolo más, pon les pieces, pero somos nós los que xugamos con elles. La testosterona tien poco que ver col autoritarismu, pero somos los homes los que reforzamos los vínculos autoritarios, militarizando cada momentu del día, midiéndonos les polles cada vez que contamos un chiste. Somos responsables, como xéneru, de tener construío un entornu hostil pa les muyeres, un Umwelt onde saben que’l machu xuega con ventaya y al que tienen qu’adaptase con intelixencia pa que nun les avasallemos más de la cuenta.

Esta selmana la xueza anuló’l despidu d’una trabayadora de la empresa Gerhotel Los Robles y condenó a esta a realmitila y a paga-y los salarios que dexara de cobrar desque la echaren. Nun sé por qué estes buenes noticies siempre les recibo en femenino, y dame que ye porque se nota nelles la mano y l’acción d’esa intelixencia colectiva que toos sabemos qu’esiste anque dalgunos insistan n’escondela o apartala. Que despidan a un trabayador siempre ye un drama, y nesi drama suel haber una parte importante d’amenaza, burlla, presión y humildación. Cuando ye una trabayadora, esa parte ye muncho más grande, les amenaces más series, la burlla más intensa, les presiones más esplícites y la humildación, probablemente, intentará ser colectiva. Fai falta muncha valentía pa saltar percima d’esa barrera que yá nun ye solo la de la explotación llaboral sinón tamién la de les regles del repartu de roles de xéneru. Nun ye cenciello. Nun lo yera en 1990 pa les trabayadores de Confecciones Gijón y sigue ensin selo anguaño, depués de cuasi un cuartu de sieglu y con tolo que tenemos deprendío y esperimentao.

La observación de Julia Roberts ye muncho más qu’un apunte sociopolíticu: ye un avisu. La constatación de que toles muyeres del mundu conocen eses regles del xuegu pero tamién l’alvertencia de que cada vez son más les que tienen, pel so llau, la mano abierta: abierta pa trabayar pol común pero tamién, si fai falta, pa cruzanos la cara como tantes veces merecemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s