L’informe de la mayoría

L’informe de la minoría (Minority Report) ye un relatu de Philip K. Dick que llevó al cine Steven Spielberg y que cuenta cómo, nesi futuru probable nel que trescurren toles histories de ciencia-ficción, el sistema xudicial ye quien a detener a un delincuente enantes que’l crime se cometa. El métodu ye de too menos cenciellu: presupón la esistencia d’un tipu especial de persones, los llamaos “precogs”, capaces de prever con esactitú lo que va ocurrir mañana o dientro d’un añu. Los precogs informen de lo que ven nesi futuru predetermináu y la policía actúa: detienen al malu cuando tovía nun fixo nada que lu incrimine.

Lo más interesante del relatu de Dick ye que nesi informe de los precogs nun ta too tan cocinao como paez: el futuru que prevén los precogs nun ye siempre coincidente, y hai casos en qu’una mayoría de precogs ve una cosa y una minoría, otra. Cuando ye asina, síguese’l dictáu de la mayoría, anque hai veces en que ye l’informe de la minoría’l qu’acierta. Como ye vezu nél, Dick enriédase solu esplorando les posibles paradoxes d’esi esquema básicu, pero eso yá ye inxeniería narrativa y nun vien tanto al casu. Vamos centranos más bien na deriva asturiana del relatu, tan inquietante como imprevista. Minority Report o la trama asturiana.

Nesta especie de relatu metafísicu que llamamos Asturies, l’informe de la minoría ye siempre’l ganador y tiende a facese pasar por mayoritariu y hasta unánime: equí marcamos l’axenda política española sin sabelo, como si’l cuadonguismu se resistiera a desapaecer y acabara enxertándose nes dinámiques sociales d’un xeitu más fondu del que quixera’l propiu Sánchez Albornoz, acordies col interés d’esa minoría afincada nes instituciones como si estes-y pertenecieren. Foi asina cuando tocó reconvertir industries: equí la minoría dominante decidió marcar tendencia y Asturies foi capaz de prever el futuru y activalu cuando naide lo necesitaba nin lo esperaba. Depués, de la que tovía nun se columbraba la crisis económica de 2008, Asturies yá llevaba un par de decenios instalada nuna crisis perfecta, positiva según dalgún gobernante de llingua afilada, modélica según otros gobernantes de llingua más executiva. Tocónos tamién esperimentar paraísos naturales con vistes al turismu estractivu, y vivimos la primicia de ser más monárquicos que naide cuando les elites decidieron qu’había que da-y barniz modernu a la borbonada y pone-y fundación y premios a xuegu. Les voces discrepantes yeren tildaes d’antisistema o criminalizaes como peligru nacionaliegu, hasta que llegó Foro y comprobemos que’l votu antisistema tamién esiste y que col pautu del duernu vivíemos meyor o polo menos dormíemos (dormíen) a pata suelta.

Esta selmana, la capacidá precognitiva de la trama política asturiana volvía a ser noticia: la gran coalición PP-PSOE, la gran esperanza blanca pa enveredar el futuru del reinu, yá ye una realidá asumida nesta tierra, col PP sofitando en solitario los prespuestos ellaboraos y roblaos pol PSOE. Gran coalición a la vista, anque unos lo propongan cola boca pequeña y otros arrenieguen cola boca grande. De toles barbaridaes qu’esperimentemos n’Asturies pa depués esportales acullá de Payares, esta ye de les más sonaes, de les más gamberres y tamién, quiciás, la más irresponsable.

Lo que nos convierte en relatu de Philip K. Dick nun ye esi talentu natural pa prever el desastre y sapianos de cabeza dientro d’él: ye, nesti casu, la circunstancia insólita de que pa la gran coalición hai precogs discrepantes, y seique esta vegada l’informe de la minoría nun se convierta na única realidá posible. Según toles encuestes, el mapa electoral asturianu va dar un vuelcu d’equí a unos meses, y lo qu’esi vuelcu pronostica ye que va poder lleese por fin l’informe de la mayoría: lo que la mayoría prevé como xusto y necesario nun paez que vaya a ser una gran coalición ente dos partíos que tán xustamente partíos y que, más qu’a la ciencia-ficción de corte futurista, pertenecen al xéneru lliterariu de la novela histórica: pantasmes d’un pasáu que tarrecen esvanecese d’una vez pero que yá nun tienen puxu nin ganes pa imponer les sos voces como si fueren hexemóniques.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s