La hucha’l Domund

Estándar

El Domingu Mundial de les Misiones, más conocíu como Domund, foi un inventu del papa Pío XI, que pretendía con él difundir la importancia del llabor misioneru y, de pasu, pasar la gorra pa financiar la evanxelización de lo que daquella yeren colonies y depués pasó a ser Tercer Mundu. Como eso de difundir ye más costoso que recaldar, mui ceo’l Domund camudó en campaña llimosnera global, cuantimás nos sitios pequeños, onde’l cura alministraba la corexa eclesiástica de la mesma manera que les confesiones de los sos fieles: en secretu.

Yéremos neños de pueblu y la única campaña de solidaridá internacional que conocíemos yera’l Domund. Como yera la única, nin siquiera sabíemos que yera la solidaridá internacional: bastábanos con entender qu’aquel dineru recaldao diba sirvir p’ameyorar les vides de xente mui distante y mui estremao de nós. Cierto qu’había vecinos que roceaben, que te riñíen, qu’esprecetaben contra los que diben manexar el destín d’aquelles perres, de les que mui poques, por nun dicir nenguna, diben aportar a nengún país d’África. Pero los neños que llevaben la hucha’l Domund nun sentíen otro qu’arguyu por participar nesa colecta especial. Per primer vez na vida, sentíense responsables.

Nun sé si’l Domund sigue esistiendo. Toi convencíu, nostante, de que sigue esistiendo aquella hucha, o más bien la mano que llevaba la hucha, l’actitú de sabese responsable de colectivizar una parte de los aforros privaos y l’enclín de sintise parte d’un esfuerzu por redistribuir la riqueza. Esa actitú y esi enclín vivímoslu y convivimos con él munchos años, desque se sacrificó’l tendeyón ideolóxicu que podía atechanos a la hora de denunciar la poca utilidá d’esi esfuerzu. La orcheta del Domund sigue llatiendo en discursos tovía mui activos, d’esos qu’entienden que la esquierda ye un llamáu moral a socializar les migayes que’l capital reserva al interés públicu. Muncho de lo que se predica anguaño sobre “política d’aliances” (entiéndase qu’electorales, pre o post electorales) traduzse na imaxe de la hucha del Domund y nel correspondiente entusiasmu por ser designáu postulante: cierto que ye una responsabilidá grande la de cargar con polítiques redistributives qu’otros partíos nun quieren facer, pero polo mesmo podía afirmase que mayor responsabilidá diba ser devolve-y al dueñu la buchaca y esixir contundentemente la reparación d’un dañu que nun desapaez por munches perres que se recalden.

Mui eclesiástico (del Eclesiastés) ye eso de qu’hai un tiempu pa cada cosa, pa semar y pa collechar, pa destruir y pa construir, pa collaborar en gobiernos de coalición y pa impulsar procesos constituyentes. Lo que foi progresista y solidario hai diez años pue paecer, anguaño, cortoplacista y pusilánime, lo que nun quita pa reconocer el valir d’esi esfuerzu qu’hasta va dos díes podía abultanos que yera l’únicu posible. Pue ser que dientro de mui poco vuelva a quedar trancáu esi portal a otra dimensión, pero mentanto nun paez bona táctica inoralu como si tovía tuviéremos ocho años y nos fixera ilusión siguir acarretando la hucha’l Domund.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s