Los del bable

Estándar

Cuando ún pertenez a un colectivu, yá seya un partíu políticu, una panda d’amigos o una asociación d’axedrecistes disléxicos, suel llegar un momentu en que se siente como si tuviera un fíu y esti tuviera creciendo. Ye normal negase a aceptar esi procesu natural qu’implica, ente otres coses, que dexes de tener el control sobre la criatura: dalgo se tuerce cuando llegues a esi puntu en que los argumentos naufraguen y solo te queda’l recursu al “porque yo soi to pá”. Nel casu de los entes colectivos, nun ta escrito en nenguna parte que’l guaje vaya medrar: tamién ye fácil que quede nuna infancia perpetua o incluso que retroceda na cadena cronolóxica y, en cuenta d’aumentar de tamañu, pierda célules. Pero vamos pensar en positivo y imaxinar que pertenecemos a una d’eses entidaes que va ganando efectivos col pasu de los años. Llega esi momentu críticu en qu’ún s’atreve a esclamar: “yo, que toi equí dende’l primer minutu”, pa dase cuenta, de siguío, de que nun hai argumentu más feble y que, como Nietzsche dicía, cuando les coses son verdaderamente importantes ye depués de qu’esporpollen, non nesi instante fundacional onde too son incertidumes, enquivocos y pasos en falsu.

Pal movimientu asturianu de reivindicación llingüística, a.k.a. “los del bable”, cuantayá que se perpasó esa llinia que separa a la secta de la mayoría social. Otra cosa ye que nun se fixera una espicha pa celebrar esi pasu del Ecuador, pero nun hai que ser mui espabiláu pa decatase de que’l pesu de la llingua asturiana na nuesa sociedá, anque menguó en númberu de falantes (y ye preocupante que seya asina), aumentó en términos de prestixu y relevancia social: hai venticinco años, había munchos más falantes d’asturianu viviendo nun entornu hostil al emplegu d’esa llingua y a les sos posibilidaes de normalización, mientres qu’anguaño esos falantes, munchos menos que daquella, nun se sienten tan amenazaos socialmente, anque sí institucionalmente. N’otres pallabres: yá nun hai nengún club selectu de “los del bable”, coles sos pancartes y les sos consignes y poco más, sinón qu’agora hai una sociedá qu’acepta mayoritariamente una realidá sociollingüística qu’unos pocos anque mui poderosos personaxes siguen cuestionando.

L’asturianismu llingüísticu y cultural llegó a la Transición colos deberes ensin facer, con una llingua n’estáu de descomposición que, por nun ser, nin siquiera yera reconocida como llingua por bona parte de los sos falantes, nun digamos yá poles elites polítiques y universitaries criaes al calor de la dictadura. Nos años ochenta del sieglu XX podía metese tola lliteratura asturiana nuna maleta de cartón y guapamente tamién el continente daba una imaxe del conteníu: una lliteratura de subsistencia. Nin diccionariu había, nin una propuesta seria de normalización ortográfica, y a la sombra d’eses ausencies medraron, como setes alucinóxenes, aventures filolóxiques y polítiques qu’afortunadamente quedaron pa prau na mayor parte. Cierto qu’a dalgunos pioneros del Surdimientu costó-yos deponer les armes y almitir qu’había llingua al otru llau de les sos gafes de colores, pero en xeneral el bon xuiciu ganó la partida, y onde queda resistencia al sentíu común ye simplemente porque tien qu’haber xente pa too.

Nostante too ello, tovía nos cuesta a los que fuimos “los del bable” danos cuenta de que yá nun somos ghetto, de que la sociedá acompaña y dirixe unes demandes qu’hasta hai unos años yeren, sí, minoritaries. ¿Quién diba suponer daquella que lo friki diba ser esprecetar de la llingua asturiana? Igual por eso de xemes en cuando nos pegamos como llámpares a cualquier elementu (un conceptu, una estética, un acentu peculiar) que nos lexitime tovía como vanguardia de dalgo. Ye la tendencia inversa y complementaria al triunfalismu que podíemos esibir cola mesma gayola y estrechez de mires. Avezaos a reinvidicar daqué que nun se columbraba más que con un telescopiu perpotente, bien que nos choca aceptar el paisaxe que se ve a simple vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s