Dimitir a tres turnos

Marcha Cascos, Francisco Álvarez Guión Cascos, y marcha al debalu, ensin rumbu conocíu, ensin investir a un sucesor que llene’l güecu que dexa nel corazón de tantos asturianos desconsolaos. El Gran Consiguidor, el valedor del Potlatch al que tantos arrimaron la cuyar a ver qué-yos cayía, abandona’l barcu qu’él mesmu construyó, botó y pilotó, y abandónalu nel peor momentu pa los sos y, en xeneral, pa tol mundu, una y bones l’anuncia de la so marcha nun-y renta a naide. A los de Foro déxalos aínda más tocaos, si tal cosa ye posible, con toles esperances puestes en Carmen Moriyón, esi síntoma. A los del PSOE brínda-yos un par de díes pa facer chistes baratos, enantes de tener qu’enfrentase otra vez a esi supliciu diariu que los convierte en diana permanente de la realidá. Al PP regála-y la oportunidá d’abrir los brazos a tolos posibles desertores del casquismu y volvese partíu ecuménicu y hexemónicu de la derecha realmente esistente, a lo menos hasta que Ciudadanos espabile y-y pegue otru bocáu d’esos que periódicamente reciben los populares asturianos con pasión masoquista. Nun s’aburren muncho, últimamente, na Xunta Xeneral.

Acordies colos tiempos, el mutis de Cascos diz muncho de la so manera d’entender la política: solo’l que se ve a sigo mesmu como redentor de grandes causes pue brindar esti tipu d’espectáculos. Cascos entra y sal de la política como si l’universu se dividiera en dos partes exactamente iguales: la pública y la privada. Pal común de los mortales, lo privao ye un ámbitu considerablemente más pequeñu que l’espaciu públicu, pero eso nun ocurre con xente como Cascos: la so privacidá tien dimensiones de pirámide azteca, y dende ella asómase a la política como un xigante que metiera la cabeza nun formigueru. Cascos ye d’esos personaxes que pasa a la posteridá en bata y zapatielles. Con razón nunca encaxó na democracia representativa: al contrario que la mayoría de los dirixentes políticos, Cascos nun representa, Cascos ye.

Nun val quedar na pura anécdota o nel cálculu de posibles futuros imperfectos. Lo relevante d’esti adiós ye que-y pon un puntu y aparte al arcu históricu qu’Asturies inauguró en 2011, l’añu del 15-M y del casquismu antisistema. Asina, si la escayencia del bipartidismu español empezó paeciéndose al fundimientu del Titanic, o a lo menos a esa secuencia de la película de James Cameron en que’l barcu parte pela metá y la popa (el PP) queda flotando mientres la proba (el PSOE) desapaez embaxo l’agua, en cambiu n’Asturies vivióse una especie de tsunami qu’afectó a PSOE y PP al empar y d’un xeitu bien igualáu, por más que’l PSOE recuperara la presidencia depués de los cien díes de Cascos. En retirando la fola, lo que queda a la vista pue paecer desolador, pero nun ye nin más nin menos que lo que yá había enantes d’entrar Foro n’escena, solo que llimpio de maquillaxes y prótesis varies. De tratase d’una fuerza política emerxente, equilibrada cola sociedá que-y dio’l ser, el casquismu pudiera aprovechar l’esiliu forzosu d’estos dos años llargos pa recomponer les sos files. Al tratase, nostante, d’un mecigayu d’ambiciones personales, intereses corporativos y pulsiones prepolítiques, lo que fixo Cascos quedó en preludiu.

Lo interesante d’esti asuntu (del casquismu en sí, pero tamién, en concreto, d’esti adiós sotto voce) ye que naide s’estraña de la falta de voluntá sinfónica de Cascos. Ello ye: empezó la partitura dando’l tema principal, atopó una tonalidá cercana, la del PSOE, que-y permitió desarrollar la composición unos cuantos compases más pero, de sópitu, contentóse con volver al tema principal y con más bien poca gana, dexando n’evidencia la falta de talentu musical del compositor y intérprete principal. Na terminoloxía clásica, lo que dio a lluz Cascos nun foi una sinfonía, nin una sonata, nin nada asemeyao: foi un impromptu, o un simplemente un divertimentu. N’ocasiones sonaba más como si un gatu s’acabara de sentar enriba d’un pianu. El final ye un miaguíu en tonu menor, mui asemeyáu al del gatu en cuestión si-y pillaren el rau con una puerta. Una salida de tonu impropia de dalguién que prometió trabayar a tres turnos pa una sociedá que nun lu necesitaba. Que ye lo que suel pasar cuando l’ego de dalguién s’infla tanto que, en cuenta de firmar, empieza a esculpir el propiu nome en mármol de Carrara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s