Teoría y práctica del empoderamientu

Desque Podemos apaeció nel firmamentu políticu, vamos asumiendo como naturales delles espresiones relativamente nueves, y nun me refiero a la dichosa “casta”, como tampoco a la non menos esnidiosa “centralidá del tableru”, con toles implicaciones semántiques y estratéxiques que vuelven tan xugosu (y virtualmente interminable) el debate sobre esos dos asuntos. Refiérome al cacofónicu “empoderamientu”, que da muncho menos xuegu en conversaciones de sobremesa y sidrería, pero qu’amenaza con volvese un problema, y non solo llingüísticu. Cierto que yá s’emplegaba en publicaciones relativamente especializaes, como traducción más o menos aceptable del inglés “empowerment”, y que pasa la prueba del nueve en contestos como’l de la teoría feminista, pero igual tamos pasándonos de frenada al emplegalu con tanta xenerosidá, como si los grandes males de la humanidá pudieren resolvese combinando política nietzscheana y técniques d’autoayuda. La metá de les veces contamos qu’hai xente empoderándose cuando, en verdá, lo qu’hai ye xente organizándose, debatiendo, decidiendo o construyendo: xerundios toos estos muncho más venerables, comprensibles y precisos que’l primeru.

Lo que ye verdá que ta algamando cotes elevaes de relevancia sociolóxica ye, más que l’usu del términu, la exemplificación práctica del empoderamientu. Non solo por aciu de Podemos, anque esti fuera’l catalizador del procesu: munches iniciatives municipalistes, más dalgún de los partíos más clásicos de les últimes temporaes, entamen tamién a ilusionar a centenares de persones que, de sópitu, descubren un interés insólitu pola política institucional. Claro que pue falase de crisis del réxime, con tolos matices que se quiera, y claro qu’esos entusiasmos militantes son típicos d’esi xéneru de crisis: nun tamos descubriendo mundos nuevos, pero sí tamos descubriendo que, nel mesmu mundu en que llevábemos viviendo tola vida, podemos agora ser cargos orgánicos d’un partíu o aspirantes a cargos públicos, y too ello ensin necesidá de pasar pela peluquería nin de face-y xigomencies al poderosu.

Naturalmente, a la lluz d’esti anovamientu averáronse insectos de varia condición, tan cafiantes como inevitables: nun podemos escaecer que munchos de los imputaos d’anguaño foron xente empoderao n’otros tiempos, y yá daquella rescamplaba la so habilidá pa derromper camín poniendo zancaníes o emburriando a más d’ún peles escaleres. Percima d’esa minoría, nostante, ye más que notable l’impulsu de xente común que descubre un talentu col que nun contaba, o un interés que nun aldovinaba, o incluso una pasión que nun s’esperaba: xente que ve llegáu’l momentu de rentabilizar socialmente unos saberes privaos, la ocasión pa colectivizar lo qu’hasta agora nun yera otro qu’un oficiu, una afición o una esperiencia, y que representa ún de los atractivos más indiscutibles d’esti cambiu social: la oportunidá de sustituir la profesionalización de la política pola politización de los profesionales.

Y depués tán los resistentes, los vencíos de batalles antolóxiques, qu’acolumbren la oportunidá del desquite cuando yá naide contaba con ellos: ye fácil confundilos colos aprovechaos, pero la d’ellos ye una voluntá lexítima, igual que la so pureza ye auténtica (y, tarreciéndolo muncho, igual d’ineficaz qu’hai venti años). En toos ellos, seyan les que seyan les sos competencies, les sos ambiciones, les sos rocees y los sos escuplos, va prender, en dalgún momentu, la seducción polo inmediato, siquiera fugazmente. Toos van pasar pel trauma de creer que’l mediu (ser conceyal, diputada o secretariu xeneral) ye un fin y qu’esi fin foi tamién el principiu. Ye d’esperar qu’eses cegueres transitories enxendren más d’un desencantu. Hai que confiar en qu’unes y otros seyan efectivamente transitorios.

Dexo pal final el perfil más raru, valiosu y perdurable: el d’aquelles persones que solo se mueven pol interés colectivu más insobornable y a les que nun hai cargu que les tiente pero que non por ello s’escuenden na misantropía nin vuelven a la debilidá confortable del que nun ve en too esto más qu’un anovamientu d’elites estractives. Ye una especie fráxil, porque pa elles ye mui recién y sorprendente la convicción de que la política ye muncho más qu’un negociu d’inútiles, y polo mesmo ye grande’l riesgu de sotripar el so entusiasmu baxo’l pesu de les inevitables mezquindaes qu’estos procesos conlleven. Depués de too, ye xente que pierde más que gana implicándose na cosa pública. Convién tener presente que, cuando eses persones falten, los nuevos poderes van tener que recurrir a los oportunistes o a los iluminaos pa rellenar el güecu que dexaren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s