Museos pa les Cuenques

Estándar

“Les Cuenques lo que necesiten son museos”, diz un personaxe de Carne de gallina, esi monumentu sociográficu del incombustible Maxi Rodríguez. La mio esperiencia como nativu dizme que tien razón: más museos y menos suelu industrial pa empresarios adictos a la deslocalización.

Lo meyor de los museos ye que nun gusten a naide. A lo menos, a priori. A posteriori hai razones milenta pa emponderalos, pero n’abstracto cuasi tol mundu tien un motivu poderosu pa esprecetar d’ellos. Hai xente que los considera aburríos, obsoletos, una pérdiga de tiempu, espaciu y perres (la mayoría de la xente que piensa asina nun pisó nunca un muséu, pero eso ye anecdótico: la mayoría de la xente que taba a favor d’invadir Irak nun pisara nunca Irak, pero invadióse, y bien invadío que quedó). Depués hai xente amante del muséu como conceptu, pero que cuasi nunca tien güecu na axenda pa practicar la museofilia (nun ha cayenos embaxo qu’esta triba de públicu potencial compártenla los museos y los ximnasios, pero ye raro que la sufran los chigres y los estadios de fútbol). Y finalmente ta la xente que sí visita museos pero siempre atopa una escusa pa echar d’ellos: o tán mal allumaos, o tán a desamano, o tán llenos de xente, circunstancia esta última que se suel considerar la peor de toes, una y bones lo que más presta de los museos ye que tean cuasi baleros y pueda ún refocilase na superioridá intelectual y moral de ser hiperminoritariu (y, de pasu, echar un pigazu ente Goya y Goya).

Que les Cuenques necesiten museos ye una obviedá: cualquier otra cosa que se t’ocurra poner nelles ye una idea muncho peor que la de los museos, infinitamente peor en dalgunos casos. Nun pue haber mines, nin verde, nin turismu rural, nin embalses. Lo de los embalses foi n’otru tiempu la gran esperanza pa los valles mineros, pero taba cantao que, pudiendo enllagar vallines paradisiaques, nun diben optar por cubrir d’agua un llugar onde tovía pue pescase en seco dalgún votu. Mines nun pue habeles porque esi yera’l plan de partida, trancales (de nun ser esi, nun tábemos agora preguntándonos qué facer coles Cuenques), y verde nun pue habelo porque pa eso diba haber qu’acabar efectivamente coles mines, y les mines hai que les trancar, sí, pero nun hai que les eliminar del paisaxe, porque nesi paisaxe, por gris que seya, tovía xorrez de ralo en ralo, y de SOMA en SOMA, dalgún votu. Lo del turismu rural nun pue ser porque nada pue ser rural si nun hai rus, ruris, ello ye, si nun hai verde, que ye de lo que trata la frase anterior a esta. De mou y manera que solo queden los museos como posibilidá ontolóxica.

Tengo que confesar que nun soi mui aficionáu a los museos. Si voi a dalgún de xemes en cuando ye solo porque tovía ye bastante difícil ver la Victoria de Samotracia na cai Corrida y porque La balsa de la Medusa nun impresiona tanto en foto como l’orixinal, pero más nada. Sicasí, hai que reconocer que la mayoría de los museos suelen tener calefacción, aire respirable, servicios hixénicos, bones comunicaciones per autobús o per otres víes, amás de wifi, llibreríes, biblioteques bien provistes en munchos casos, personal de llimpieza y puntos d’información al visitante. Tolo contrario de lo que ye norma nes Cuenques, onde se conoz que los votos yá nun son tantos como pa garantizar toos esos bienes a los sos habitantes. Cuantimás, depués de que l’escándalu de Villa nos volviera, a tolos nativos, sospechosos de vivir del cuentu, como si’l programa de satanización de la clas trabayadora tuviera perdiendo fuelle y necesitara esi emburrión adicional.

La lliteratura de ciencia ficción fíxonos entender que, pa que la especie humana pudiera habitar otros planetes, primero diba ser necesario qu’esos planetes pasaren un procesu de terraformación: tresformalos n’ecosistemes asemeyaos a los que son naturales nel nuestru planeta d’orixe. Polo mesmo, como criatures museístiques in pectore, los nativos de les Cuenques debiéremos esixir un procesu equivalente de museoformación: el pasu indispensable pa convertir el nuestru nichu ecolóxicu en dalgo habitable, humano y que nun dea demasiao ascu. Tovía tamos a tiempu de tascar el frenu a la escayencia. Xúnite a la llucha. Firma la petición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s