La multipropiedá yera esto

Estándar

Nun soi mui d’ablucar lleendo la prensa. Tampoco soi muncho d’indigname, llamentame o espatuxar, por indignante, insultante o terrible que seya la noticia que toi lleendo. Quixera creer que cada día toi más cerca de cumplir el conseyu de Spinoza: nun rir nin llamentar nin detestar les acciones humanes, simplemente entendeles. Nun paso la prueba por culpa d’una tendencia natural a la burlla que nun dexa de ser, pamidea, un mecanismu de defensa.

Si digo agora too esto tien que ser, evidentemente, porque hai, o tien habío, dalguna escepción a esi hábitu. Como tolo que tien que ver colos hábitos, productu del pasar del tiempu y del posar de les emociones, les escepciones serán, seguramente, incontrolables, prerracionales, non buscaes. La última d’elles ye tamién d’esi estilu. Cuéstame racionalizar por qué, de tanta mala noticia como pue ún atopar cualquier día na prensa, una de les que más m’indigna nun tien nada que ver con nenguna de les grandes catástrofes en cursu. Dame hasta un poco de vergüenza que seya asina, pero nun soi quien a facer muncho por evitalo.

Igual ye porque nun tengo vivienda en propiedá (soi d’esos pocos privilexaos que nun paga nin debe hipoteca), pero que’l presidente del gobiernu asturianu, Javier Fernández, seya propietariu de cuatro cases ye dalgo que m’indigna más allá de lo razonable. Nun ye nengún delitu, nun contradiz nengún principiu moral universalizable, y nostante provócame un repilu comparable al que diba sentir si me dixeren que, en cuenta de cuatro cases, tien cuatro cabeces. La imaxe d’un presidente tetracéfalu, capaz de ganase la vida de feria en feria, nun diba ser nin la metá d’apolmonante que la d’esti presidente polipropietariu.

Cuando naz un xatu con dos cabeces, lo que lu convierte n’oxetu d’esibición y tema de conversación nun ye nada que tenga que ver colo estético (un xatu con dos cabeces nun ye por necesidá más feu qu’un xatu corriente) nin tampoco colo moral (a nun ser que la mutación xenética fuera deliberada y tuviera la intención d’alterar l’equilibriu medioambiental con fines inconfesables). Lo que convierte a esa criatura en fenómenu de feria ye la violencia cola que sutrume les nueses convicciones ontolóxiques más básiques: un xatu, por definición, tien una sola cabeza, y si tien más, igual nun ye un xatu, o igual la nuesa convicción yera infundada, o igual hai dalguién tomándonos el pelo. Asina tamién Javier Fernández: si un domingu nos diz que ye d’izquierda, non solo a mou d’información sinón tamién presumiendo, ufanándose y faciendo bandera d’ello, nun pue ser qu’al xueves siguiente nos diga que ye propietariu de cuatro cases nun país onde la vivienda ye ún de los problemes de más urxente solución y onde mayor debiera ser la implicación de los gobernantes. Naide va poder acusalu de nun falar con propiedá, a lo menos con propiedá inmobiliaria, pero, igual que pasaba col xatu, hai dalgo equí que nun cuadra: o Javier Fernández nun dixo la verdá cuando dixo que yera d’izquierda, o pa él ser d’izquierda nun tien nada que ver colos problemes del común, o simplemente hai dalguién que ta tomándonos el pelo. Si esi dalguién ye’l propiu presidente, nun me correspuende a mi pescudalo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s