Tabiques de papel

Estándar

A finales de los años setenta y primeros de los ochenta convivieron dos conductes per un periodu de tiempu mui curtiu. Una d’elles taba acabante de ser llegalizada y la otra diba tardar poco en prohibise. Los que fuimos testigos d’esa confluencia tenémonos por privilexaos.

Lo qu’acababa de llegalizase nun yera otro que la posibilidá de que los partíos políticos fixeren propaganda de les sos idees, programes y candidatos. Lo que taba a piques de prohibise yera pegar cartelos onde a ún-y diera pola gana. De mou y manera que podíen vese parees y más parees cubiertes de sigles y bustos varoniles (nun recuerdo qu’hubiera muyeres na ufierta electoral d’aquellos tiempos) que se sumaben a la clásica publicidá, tamién en papel pintao, de circos, partíos de fútbol y películes. Los fabricantes de cola vivieron los meyores momentos del negociu. Depués yá foi too a sucu baxeru, una y bones non solo se prohibió pegar cartelos electorales, sacante en sitios habilitaos a costafecha, sinón tamién cartelos de cualquier xéneru. Pa ingresar nel club de los países modernos teníemos que quitar de les cais unos cuantos kilómetros de muries de papel.

Dalgunes d’aquelles muries yeren verdaderes maravíes xeolóxiques. Los cartelos pegábense unos enriba d’otros, superponíense a tal velocidá qu’en cuestión de meses podía formase una capa d’un centímetru d’espesor. Los que teníemos daquella ocho, nueve, diez años, matábemos bien d’aburrimientu arrancando tabiques de celulosa: yera una tentación irresistible. Hai que tener en cuenta que la calidá del encolao y el volume de papel disponible facíen posible virgueríes irrepetibles: podíes meter un deu per una biliguera y arrancar guapamente cuatro metros cuadraos de cartelos apegaos unos con otros. Otres veces había menos suerte y solo yeres pa quitar los más nuevos, descubriendo los qu’había embaxo. Podíes arrancar un cartel d’UCD y descubrir el del PCE que taba tapando, o la cabeza d’un lleón y les piernes d’un trapecista, o’l repartu de Tiburón o de cualquiera de les munches entregues d’Aeropuerto. Si quitabes un cachu d’una frase (“España, lo único importante”, “Votar centro es votar Suárez”) podía combinase con otra que llegara primero (“La libertad está en tu mano”, “Pon tu voto a trabajar”), sacando a la lluz mensaxes cifraos o verdaes impronunciables (“Tu voto, lo único importante”, “Pon a Suárez a trabajar”) o revelando que la combinación d’eslóganes y sigles nun yera cuasi nunca imposible y qu’igual quedaba’l lema del PSOE col logo d’AP que’l del PCE col del PSOE.

Les persones y les democracies nun tienen más qu’una infancia. Volvémonos depués, tanto unes como otres, tan civilizaes como previsibles. Odiamos que los demás nos saquen les taches ocultes, qu’arranquen les capes superficiales de propaganda p’asoleyar les qu’hai embaxo, a veces muncho más presentables qu’aquella con que queremos identificanos. Ye asina como furrula’l mercáu electoral: arrancando lo vieyo pa que lo nuevo pase por hipermoderno, como si asina fuera a ser más convincente. La prohibición de pegar cartelos quitó-yos a les campañes electorales una intensidá que solo nos últimos tiempos tamos recobrando per otres víes. Tamién neutralizó’l poder de la memoria y la posibilidá d’atopar, al arrancar un tabique de cartelos, l’espaciu vaciu d’un solar onde tovía fuera dable empezar a construir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s