Mieu escénicu

Estándar

Lo primero que fixo Alicia en perdiendo la pista del coneyu blancu, foi beber d’una botella que la fixo encoyer. En faciéndose piquiñina, descubrió una puerta afayadiza pal so tamañu nuevu, pero nun tenía la llave que la abriera. La llave en cuestión quedába-y mui alta, pero Alicia, rapaza con recursos, de siguío atopó un pastel que la fixo medrar. Por desgracia, pasóse medrando. Tanto creció, que quedó atascada, ensin ser pa movese. Y tanto s’angustió por vese asina, que se punxo a llorar.

El primer viaxe de Gulliver llevólu a Liliput, un país habitáu por persones doce veces más pequeñes qu’él. En tiempu récord, Gulliver llogró alterar tol ecosistema xeopolíticu del minúsculu país, ganó una guerra, rebelóse contra los liliputienses y foi condenáu por traición. El viaxe siguiente llevólu a Brobdingnag, un país de xigantes onde lu trataron con una amabilidá insólita. Los llectores de Gulliver suelen preferir les sos aventures en Liliput, pero seique’l protagonista lo pasó muncho meyor en Brobdingnag.

Nel folklore européu, los xigantes nun suelen ser protagonistes, y como personaxes secundarios tienen unos rexistros limitaos abondo: o son crueles o son estúpidos o les dos coses. En cambiu, a los seres piquiñinos resérvase-yos un catálogu de papeles más floríos, y con frecuencia son ellos los que tiren de les riendes de la historia.

Sacante la obsesión polos monovolúmenes, la sociedá del nuestru tiempu sigue practicando esi repilu atávicu hacia lo descomanadamente grande, mientres que valora lo pequeño como fonte d’allegría, simplicidá, lixereza y confort. De fechu, les últimes revoluciones científico-tecnolóxiques tienen en común l’apueste polo minúsculo: los teléfonos móviles son tanto más valiosos cuanto más pequeños y l’oxetu más buscáu polos científicos ye’l bosón de Higgs, que mide (ye un dicir) aproximao una centésima parte d’un protón, ello ye, la centésima parte d’una billonésima parte d’un milímetru.

Igual qu’hai nanociencia y nanotecnoloxía, tamién hai nanopolítica, o política de lo pequeño, que consiste en facer básicamente lo mesmo que facía Alicia: per un llau, beber hasta encoyer y, per otru, llorar cuando se llogra crecer más de la cuenta. Ye normal, mui normal, que’l pesu de los sieglos nos incline hacia lo insignificante, cuantimás cuando ser grande ye cansao, ye pesao, ye visible por demás y, pa más inri, ye un supliciu constante cuando hai seres diminutos pidiéndote a toes hores que ganes batalles por ellos. En Brobdingnag, a Gulliver pudieron esclavizalu, convertilu en mascota, en conseyeru, en favoritu de la reina, pero too eso foi posible porque nun constituía una amenaza. Vivió bien, ye cierto, pero lo mesmo pudo vivir poco, y anque en Liliput tuvo a piques de que-y sacaren los gueyos, tamién ye cierto que nun-y costo munchu esfuerzu safase del peligru.

Igual qu’a Gulliver, a la nanoizquierda présta-y dar conseyos, pontificar sobre cualquier tema y escandalizase poles impureces que descubre nel pelleyu de los xigantes, pero nengún d’esos placeres ye compatible col tamañu verdaderu del mundu: nengún de nós ye insignificante, nin siquiera los qu’aspiren a selo. Por munchu spleen minoritariu que gastemos, convién tener presente que somos nós los que buscamos al bosón de Higgs, y non esti’l que nos busca a nosotros. Y que, munches veces, resignase a lo pequeño ye, más que cuestión de principios, puru y simple mieu escénicu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s