O César o nada

Estándar

Pa entender el turdeburde que vive’l Xixón post 24M, nun nos queda otro que retroceder al mes de mayu de 2011. El descontentu ciudadanu que daquella cuayaba nes movilizaciones qu’agora conocemos como 15M, articulóse en Xixón de manera mui diferente a como lo fixo n’Uviéu o n’Avilés. De mano, igual porque en Xixón la estrema izquierda nun sufriera un colapsu equivalente al de les otres ciudaes, la novedá de lo nuevo yera menos novedosa, o dicho d’otra manera: el 15M xixonés yera un poco un mayu xixonés de los de tola vida. Esa foi la primer diferencia. La segunda, non menos importante, foi qu’en Xixón ganó Foro l’alcaldía.

Foro ganó l’alcaldía, que non les elecciones, porque primero ganó la hexemonía, porque supo rentabilizar electoralmente la reconfiguración social y económica que sufriera la ciudá, y porque aprovechó la insólita capacidá del PSOE local pa pegase tiros a sigo mesmu y non solo nos pies. Al PSOE, hasta 2011, rentába-y electoralmente sopelexar izquierdismu interclasista una vez cada cuatro años, pero la táctica dexó de funcionar en cuantes que la ciudá s’enllenó d’edificios barcu y barrios residenciales a mayor gloria d’un par d’empreses constructores anguaño inesistentes. Ye lo que tien fabricar una ciudá sobre’l molde ficcional d’una utopía hanseática: que munchos habitantes acaben creyendo’l mitu y cuenten tar viviendo en Lübeck. El resultáu ye lo que tenemos agora: dos ciudaes superpuestes, peligrosamente encolingaes sobre l’escobiu qu’atraviesa Asturies. Hai más o menos un añu, a miles de viandantes d’izquierda entró-yos l’horror vacui y, buscando un poste o dalgo a lo que se garrar, toparon con Podemos.

Cualquiera que xurgue un poco nes intimidaes de Podemos n’otres ciudaes, non solo d’Asturies, va descubrir que les bases nitroxenaes del partíu son bastante asemeyaes nunes y n’otres. Xixón ye de les poques ciudaes del so tamañu onde esi ADN ta alteráu. Pero la culpa d’eso, francamente, nun la tien Mario Suárez del Fueyo. Primero hubo años d’entreguismu d’Izquierda Xunida al PSOE y del PSOE a los Masavéu, y hubo tamién un rosariu de cambios xeneracionales importantes pa una ciudá d’un cuartu de millón d’habitantes y ensin campus universitariu (sí, yá sé que Viesques): Xixón foi vaciándose de población precisamente pel segmentu d’edá pel que primero debía anovase la izquierda local. Nin l’elitismu del PSOE, nin la estratexa (comprensible) de resistencia numantina del sindicalismu d’izquierda, fixeron muncho por mirar pa los barrios del interior nin pa lo qu’ellí taba ocurriendo, como tampoco pa la zona rural, retratada por un prócer d’Izquierda Xunida como una especie de ciudá xardín insolidaria y mezquina que más valía desaniciar.

Cierto que nada d’eso ye un misteriu mui misteriosu, y qu’esi estáu de coses tuviéronlu presente bien de votantes tradicionales del PSOE que, de la que Podemos asomó’l focicu, hai poco más d’un añu, punxéronse a aplaudir a rabiar, convencíos de qu’había anovamientu pa la izquierda local, anque viniera de fuera del partíu al que munchos d’ellos facíen responsable (porque lo yera) d’esa pérdiga de poder municipal y hexemonía social o viceversa. D’ehí l’escrache mediáticu que viven estos díes los conceyales electos de Xixón Sí Puede. Da lo mesmo que’l PSOE tuviera cuatro años p’analizar por qué perdió la xoya de la corona y obrar en consecuencia envede presentar a un candidatu a l’alcaldía del que lo menos que se pue dicir ye que mui nuevu en política nun ye. Total, la llectura que fixeron hai cuatro años foi que perdieron por culpa de gobernar con Izquierda Xunida, y tanto lo repitieron qu’hasta Izquierda Xunida acabó creyéndolo. Igual va pasar agora con esti escalforiáu llamamientu a la intifada contra Foro: si ganen los malos, la culpa va ser de Podemos.

Lo peor que pue pasar ye que tengan parte de razón, pero non polo qu’ellos barrunten: en ciudaes como Xixón, el papel de Podemos yera ser o César o nada, porque pa eso se inventó esti artefactu, pa dexar que xugara tamién una mayoría social que nun tien nada que ganar del conflictu ente los dos bloques del réxime, pero de poco podía valer si nun se cambiaba’l tableru de xuegu, si los actores diben ser, individual o colectivamente, los mesmos de los últimos venti años. Nun facía falta ser politólogu pa ver que, nesi contestu, el resultáu diba ser un repartu de cuotes tan difícil de xestionar como’l que tenemos delantre. Cómo salir agora d’esti impasse ye difícil de pescudar, a nun ser que tengamos a mano un DeLorean y un puñáu de plutonio. La única salida razonable, a lo menos pa Xixón Sí Puede, ye aplicar lo que Podemos siempre dixo que diba facer en casos como esti, a saber: una consulta popular pa decidir si se pauta y con quién. Toles demás soluciones posibles impliquen, amás d’un incumplimientu grave de les propies premises, atribui-yos poderes sobrenaturales a los que dicen saber interpretar a pelo la voluntá y los deseos de 30.000 votantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s