Hiroshima

Estándar

Más de 140.000 muertos n’Hiroshima y 80.000 en Nagasaki son un balance terrible, imposible de someter na más misericordiosa de les conmemoraciones. Sicasí, a 70 años vista, y en comparanza con otres efemérides, foi modesta, cuasi xuxuriada, la cobertura mediática d’esti aniversariu. Hasta en Xapón l’alcordanza de les víctimes quedó en segundu planu, desplazada pol debate, afaláu pol gobiernu, sobre la conveniencia de que’l país vuelva a tener pesu militar propiu.

El discursu de la corresponsabilidá xaponesa nos primeros bombardeos atómicos de la historia ye prácticamente hexemónicu: estipula que, si bien foron los americanos los que llanzaron les bombes, ello foi consecuencia de l’agresión xaponesa a Pearl Harbour y los ataques xaponeses contra la población civil china. Xapón empezó: Hiroshima y Nagasaki foron solo la manera d’acabalo. Nun dexa de ser sorprendente que n’Europa nun furrule la mesma manera de pensar, cuantimás cuando tamién n’Europa los aliaos vaporizaron con bombes les ciudaes de Dresde (30.000 muertos) y Hamburgo (40.000). Pero n’Europa eses “proeces” trátense con seyellu, o nun se traten. Nin siquiera formen parte d’un hipotéticu discursu victimista alemán. La potencia icónica d’Auschwitz y la Shoah en xunto impiden que se revise la memoria de la guerra d’una manera equilibrada.

Por eso choca tovía más la pregnancia del discursu de la corresponsabilidá xaponesa: l’impactu de los ataques a Hiroshima y Nagasaki foi tremendu, incomparable col d’otros bombardeos (más de 100.000 persones morrieron en Tokio so les bombes aliaes), debío seique a que, nel fondu, nun ye’l númberu de muertes lo determinante, sinón la manera con que foi concebíu l’ataque y lo absolutamente nuevo del terror desencadenáu nes dos ciudaes. ¿Paga la pena recurrir a los atavismos morales de la sociedá xaponesa pa esplicar esi fenómenu? Non demasiao: basta un vistazu de raspión al xeitu con que la cultura xaponesa trató la catástrofe pa decatase de que’l trauma ta mui lloñe de quedar superáu poles ventayes d’una actitú sumisa inspirada nos vieyos códigos d’honor.

En cualquier casu, siempre produz repilu la facilidá con que’l sufrimientu ayenu se convierte nuna pieza más de la propaganda bélica. Va ser difícil enfrentase en serio con esos llamparones nel espediente cívicu de la humanidá mientres nun podamos aisllalos d’un contestu polémicu, pero resulta que, cuando se llogre esa situación, el debate sobre esos fenómenos yá nun va ser útil, o va selo menos. Lo mesmo pasa con Auschwitz, y con Gernika, y con Cuelgamuros: ye la relativa cercanía d’esos fechos lo que nos impide valoralos cola cabeza fría, pero tamién ye esa cercanía lo que fai que seya necesario valoralos. D’esa aparente paradoxa nun vamos salir nunca.

Tenemos, mentanto, la memoria de les víctimes, tamién la de los verdugos. Nel documental White Light/Black Rain: The Destruction of Hiroshima and Nagasaki (2007), queden recoyíes dambes les dos. Ta enllenu, evidentemente, d’eso que nel cine se llama “escenes dures”, y de testimonios y descripciones qu’arrespiguen. Personalmente, poco m’impresionó tanto como’l remor con qu’un de los supervivientes recordaba haber matao a otres dos víctimes al da-yos de beber ensin saber los efectos qu’eso podía tener na deshidratación. En cambiu, ye inútil buscar arrepentimientu nes alcordances de los tripulantes de los bombarderos. Al cabu de tantos años, siguen declarando que fixeron lo correcto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s