Agora non

Aquel funambulista de la política catalana (y española), Jordi Pujol, especialista en marcar axendes propies y ayenes, solía retrucar a los periodistes con una frase que diba convertise en marca de fábrica: “Això no toca”. Fórmula máxica: si nun quería responder a una entruga, bastába-y con dicir que nun tocaba, que nun yera’l momentu, que nun se taba falando d’eso nesi momentu, que yeren otros los asuntos que lu preocupaben. Nun atopó demasiada resistencia a esa manía, y eso ye precisamente lo qu’agora sí toca, preguntase por qué dexamos que ciertos personaxes decidan qué ye lo que toca y lo que non.

Enquivocámonos si creemos qu’escoyemos a los representantes públicos (diputaos, conceyales) en función de les propuestes qu’apaecen nel so programa. Hai xente que lo fai asina, pero los motivos que nos lleven a votar a esti o a la otra son, puen ser, mui variaos. La llealtá a un partíu y l’almiración por un individuu son dos d’esos motivos, y non precisamente los de menor importancia. Si ye cosa del carisma, ye fácil comprender que nesa almiración por un personaxe influya la creencia, implícita o esplícita, nes sos cualidaes non solo pa falar bien o facenos sentir cómodos na so presencia sinón tamién pa lleer el mapa de l’actualidá y descubrir la ruta pela qu’hai que tirar. Esa ye la función qu’Aristóteles-y asignaba a la sabiduría política, faciéndola equivalente a la prudencia: “Si consideramos a Pericles y a los personaxes d’esta condición como prudentes, ye porque son capaces de ver lo que ye bono pa ellos y pa los que son gobernaos por ellos; y esta ye xusto la cualidá que reconocemos nos que llamamos cabezaleros de familia y homes d’Estáu”. Hasta nos sistemes más participativos y democráticos, ún escueye a determinaos cargos non pola so condición d’especialistes nuna materia sinón porque los cree capaces d’escoyer con prudencia ente dos cursos d’acción alternativos.

La gran mancha del políticu ye la imprudencia. El presidente del gobiernu pue paecenos un ineptu, pero lo que nos fai rechazalu con virulencia nun ye tanto que lo seya como que se dexe cazar mostrando lo ineptu que ye. Vémoslu empapizase delantre d’un periodista y comprendemos por qué la pantalla de plasma. La política representativa nun se fizo pa los que nun saben midir les palabres primero de pronunciales.

Decidir qué ye un asuntu urxente pa la ciudadanía ye ún de los trabayos polos que pagamos a los nuestros representantes nes instituciones. Echá-yoslo en cara ye tan ridículo como reprocha-y a un cocineru que s’atreva a entrar nuna cocina. Pero en cuantes que’l cocineru se pon a trabayar, ábrese un ampliu abanicu de posibilidaes, ente elles la de que finalmente acabe sirviéndonos esllava. Cuando un gobernante o un diputáu deciden que determinada cuestión nun ye importante, arriesguen el so prestixu, porque ye xusto entós cuando descubrimos si son depositarios d’esa virtú, la prudencia, que-yos atribuíemos. Cierto, quéda-yos el recursu a preferir “lo que ye bono pa ellos” en cuenta de lo que nos preocupa a los votantes, pero pa qu’eso funcione ye imprescindible que muestren la prudencia necesaria pa que los votantes nun nos sintamos insultaos. Si-yos falta tamién esta última, namás-yos quedará’l comodín de la rectificación pública, el reconocimientu valiente y sin disfraces de que, efectivamente, la tortiella taba quemada. A condición de tener mui presente que nun son munches les tortielles quemaes que se pue permitir un cocineru ensin perder la clientela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s