Vuelven los ochenta

La guerra contra la llingua asturiana tien tenío episodios vergonzosos y otros francamente divertíos. Alcuando ye difícil estremar unos d’otros y ye fácil qu’un mesmu sucesu empiece siendo una cosa y acabe siendo otra, pero asina ye como funciona la memoria humana, poniendo y quitando fierro a los drames d’a diario.

A mi esti día diome por alcordame d’aquella espresión que, según un conocíu comensal de La Nueva España, usaben los “bablistes” pa traducir l’intraducible y mui español “campo magnético”: “prau qu’atrapa”. Y tamién me dio por pensar que tanto l’inventor d’esi bilordiu como yo mesmu somos xente con poca conciencia llingüística y menos formación científica: ¿cómo se dirá n’asturiano “agujero de gusano”? La cosa ye que basta con responder “furacu de merucu” pa que perdamos de vista lo único qu’esa pregunta tien d’interesante, a saber: que la espresión ye un sinsentíu tanto n’asturiano como en castellano, y que namás el vezu d’oyir esta última en películes de ciencia ficción nos impide considerala un horror llingüísticu.

Esi ye precisamente’l significáu del términu “normalización”: volver normal (habitual) dalgo que, de mano, nun lo yera. Tocante al idioma asturianu, lo único que tenemos normalizao ye la frecuencia con que se producen episodios vergonzosos protagonizaos por dalgún intolerante de ringorrangu. Seique fuera un furacu de merucu lo que nos fixo alborecer esta selmana en 1988, cuando l’eminente llingüista Emilio Alarcos, l’eminente filósofu Gustavo Bueno y l’eminente lo que fuera Evaristo Casariego fundaron Amigos de los Bables y punxeron los sos nomes, los sos apellíos y les sos trayectories personales al serviciu de la causa contra la pantasma asturianista, qu’a xulgar polo qu’entós escribieron debía ser, pamidea, más peligrosa que l’ISIS. Sumóse-yos una estravagante tropa d’abaxofirmantes que pidíen a les autoridaes mano dura y tolerancia cero contra los “normalizadores del bable”, a los que calificaben de “abertzales desestabilizadores” (ellos, pela contra, presentábense como l’Asturies “pensante y sensata”). Como se conoz que nun pensaben facer prisioneros, sacaron tola artillería y organizaron una especie de congresu de filoloxía (pagáu con perres publiques, por descontao) que la única finalidá que tenía yera asoleyar tolos díes na prensa opiniones contraries a la normalización llingüística. De tal xeitu forzaron la máquina, qu’al cabu de cuatro díes llograron lo que nun llograren cuarenta años de dictadura: que cientos d’estudiantes irrumpieren nel paraninfu de la universidá en protesta por aquella descarada manipulación d’una institución a la que tovía se-y atribuía daquella dalgún tipu d’enclín científicu. A los estudiantes, cómo non, púnxosenos de vuelta y media, pero incluso la mayoría de los que condenaron aquella “acción incivilizada” reconoció que los Amigos de los Bables nos lo punxeren a güevu.

Esti día, a esti llau del furacu de merucu, el fíu d’aquel llingüista eminente de 1988, Miguel Alarcos, tamién profesor universitariu anque sin poder presumir, de momentu, d’un currículum pareyu al del pá, protagonizó un incidente de poca importancia que, nostante, valió pa que nos decatáremos de que ciertes contradicciones aínda nun se resolvieron. Valió, tamién, pa que dalgunos cayeren na cuenta de lo fácil que ye heredar posiciones de micropoder n’instituciones opaques como la universidá, precisamente onde más tresparentes habíen ser les normes y los vezos. Y valió pa que dalgunos nos sorprendiéremos de lo fácil que ye reproducir pautes de conducta que contábemos esclusives de los misioneros y los miembros del Fight Club de Chuck Palahniuk.

Tengo un problema colo de poner la otra mexella cuando me dan un guantazu: nun me sal solo. Necesito hores de pedagoxía pa ve-y la gracia a una actitú humildante amás d’inútil. Desque tengo usu de razón (llingüística) llevo sintiendo que si l’idioma asturianu sigue teniendo un estatutu xurídicu y social de segunda división ye por culpa de los sos defensores, que tienden a perder los nervios y a portase como “abertzales desestabilizadores” en cuenta de dialogar colos “sensatos y pensantes” enemigos de la normalización. Tenemos que facénoslo mirar, empezando polos falsos recuerdos: ¿ú la violencia exercida polos defensores de la normalización llingüística estos últimos cuarenta años? ¿Ú los dichosos “comederos del bable”? ¿Ú la cooptación de cátedres universitaries por parte del “lobby asturianista”?

Los (cada vez menos, afortunadamente) defensores d’una Asturies monollingüe y cervantina militante van tener que deprender un par de regles básiques de la convivencia ciudadana, empezando pola más cenciella: que’l que fai una acusación, el qu’insulta o difunde un bilordiu, asume, implícitamente, la carga de la prueba. Asume tamién les consecuencies que puedan derivase de facer el ridículu, y eso nun se quita por muncho que’l periódicu más lleíu en to casa salga a defendete incondicionalmente. Pero hai dalgo, amás del asturiano, que tovía nun consiguimos normalizar n’Asturies: que’l ridículu pase factura, y que’l que fai’l ridículu voluntariamente y de manera insultante nun disponga d’un espaciu acutáu onde pueda desquitase exerciendo un poder académicu que supón invulnerable. Yá valió de mirar pa otru llau y dexalo too n’anécdota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s