Nómada

Sé qu’hai persones que muerren na mesma casa onde nacieron. Según a quien creamos, ye dable pensar qu’en dalgún momentu y llugar eses persones foron mayoría, y ciertamente’l so númberu nun ye, tovía, tan reducíu como pa considerales una especie en víes d’estinción. Pela mio parte, en cuatro décades y media tocóme vivir nuna decena de cases diferentes (sucesivamente, por supuesto): ye fácil qu’esa seya una de les razones poles que me cuesta tanto entender l’apegu a un suelu, a un techu o a unes parés, y lo mesmo me da que se trate de parés sólides o de parés metafóriques. Soi más capaz d’entender l’amor a una llingua que l’amor a un país, y con too y con eso tovía hai díes en que les llingües me paecen artefactos sobrevaloraos (pero son los menos).

A piques d’echar la casa al llombu otra vuelta (y van dir once), doime cuenta de que tampoco esta vez voi marchar de la mesma casa a la que llegué: la so fisonomía (porque ye evidente que les cases tienen cara) cambió tanto estos años que paez otra. El relatu que cuenta esta casa, esi qu’esplica los sos cambeos, les sos transiciones, va dir colos sos ocupantes namás que la abandonen, y naide de los futuros habitantes d’estes muries va ser quien a lleelu: van sustituilu con relatos nuevos. Nun me faigan munchu casu: a falta de señardá, los que somos de naturaleza nómada profesamos una especie de sadismu de carretera que nun nos fai felices necesariamente pero sí resistentes, que yá ye dalgo. Claro que lo de la naturaleza hai que lo poner siempre ente comines y quiciás ente signos d’interrogación: ye la vida la que fai al nómada, y ye una frivolidá comparar una simple mudanza cola esistencia errante de millones d’esiliaos pel anchu mundu. Hasta pa escoyer ideales de vida hai que tener un mínimu de vergüenza.

Por razones que nun vienen al casu, coincídeme esta mudanza con una circunstancia que nada tien que ver col mercáu inmobiliariu: detecto alredor una tendencia creciente a santificar construcciones que, por valioses que seyan en momentos puntuales, solo van llegar a ser resistentes si consiguen enllenase, poblase y ser atravesaes por relatos convincentes onde pueda ún habitar. Asina les patries, les naciones d’unos y d’otros, vaciaes de sentíu al querer enllenales de pensamientos planos. Asina los partíos, tan daos a camudar en monumentos históricos o parques d’atracciones. Asina les afinidaes construíes a la sombra de les primeres o de los segundos y tan fines y fráxiles como tabiques de papel.

Dizse de Dióxenes de Sínope que, emperráu en vivir solo colo imprescindible, rompió una de les poques posesiones que tenía, una cacipla pa beber agua, al ver a un nenu beber a embozaes: tovía tenía dalgo de lo que podía prescindir. Tamién los culos de mal asientu pueden un día descubrir que lleven más tiempu sentaos de lo que-yos paez prudente: a mi pasóme en mayu de 2011, cuando, depués de resistime unos díes (pero con uñes y dientes) a dexame cautivar polo que taba ocurriendo nes places, tuvi que rendime a la evidencia de que les mios idees y les mios llealtaes llevaben cuantayá ensin movese del mesmu sitiu. Creí entender que yera yo’l que llevaba camín de fosilizase, y tengo visto pocos fósiles na mio vida, pero nengún d’ellos tien pinta de llevar una esistencia confortable. Cayí tamién na cuenta de que tábemos perpasando una d’eses fronteres invisibles qu’apaecen depués nos llibros d’historia inaugurando capítulos. Alcordéme tamién de cómo la mayoría d’esos capítulos acaben mal, pero’l nómada ye especialista en combinar el mayor de los escepticismos col optimismu más entusiasta. Y neso andamos: ensin danos al desánimu, un poco esperecíos pola priesa de munchos en fosilizar lo que tovía ye pura efervescencia, pero conscientes de que nun ye fácil nin deseable, nin siquiera posible, dar marcha atrás, rescatar del escaezu soluciones que nunca lo foron y que difícilmente van furrular agora por muncho que les pintemos con colores nuevos: yá pasó’l tiempu del centralismu democráticu, igual que pasó’l tiempu de les banderes, de los federalismos evanescentes y de dicir patria pa cualquier cosa como si fuera una palabra con munches llectures: llectura solo tien una, y siempre va ser una llectura imbécil.

Dixo esti día Julio Anguita que’l 21 d’avientu vamos comprobar que tampoco esta vez tuvimos (¿quién?) al altor de les circunstancies. Tamién podemos velo al revés: cayer na cuenta de que nin les instituciones nin les estructures que pretenden replicales tán al altor (o a la fondura) d’una sociedá en movimientu constante. Igual asina se nos pasa esa pruyidera por comprar una casa, un partíu o una patria pa tola vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s