Por caridá

Estándar

Les coses son asina. Albert Rivera y Pablo Iglesias compiten nuna especie de debate y al final lo qu’acaba siendo motivu d’escarniu ye la llingua asturiana. Docenes d’internautes rabiosos (y ociosos) ven el cielu abiertu pa vomitar tolos sos prexuicios glotofóbicos contra la única de les llingües ibériques de la que se pue esprecetar a platu puestu. Cierto, tamién los falantes de gallego, d’euskera y de catalán suelen llevales dacuando en vez, y nun digamos nada de los falantes d’aragonés, inoraos hasta’l puntu de que la so invisibilidá pue constituir la única garantía de que l’idioma sobreviva. Pero a los falantes d’asturiano nun hai invisibilidá que nos salve: somos la escusa perfecta pa que se manifiesten en xunto tolos espectros que la corrección política caltién a raya nos demás casos: tolo que nun se diz del catalán o del gallego, del asturiano nun ye que se diga, ye que se canta, se grita y hasta se lladra.

Unes poques hores antes de qu’Albert Rivera propunxera pal asturiano (“fabla”, según Iglesias) la insólita receta de “nun enfrentar llingües” (sic), la prensa del país facíase ecu d’otra insólita midida, a saber, que’l conceyu d’Uviéu va tramitar los escritos que se-y manden n’asturiano. La noticia diba ser d’agradecer si la lleéremos hai venti años, o seique nuna dimensión desconocida onde les lleis ampararen derechos, pero esto ye Asturies, tierra conquistada (otra vez sic), y equí les lleis nun valen pa otro que pa xustificar la esistencia d’un Boletín Oficial del Principáu d’Asturies que les más de les veces podía rellenase con anuncios de bondage. Equí ye noticia qu’un conceyu vaya cumplir la llei. Dalgo asina como si l’ayuntamientu de Terrassa decidiera almitir a trámite los escritos que se-y manden en castellano: diba armase la de coyer, y con razón. N’Asturies non. N’Asturies nin siquiera ye noticia que se vulnere la llei. Por nun ser, nin siquiera ye noticia que se cumpla: n’Asturies ye noticia qu’ún diga que la va cumplir.

Unes poques hores más p’atrás, el gobiernu asturianu facía públicu’l proyectu pa los presupuestos de 2016, onde nun hai traza de que se pretenda desendolcar el Plan de Dignificación del Asturiano aprobáu pola Xunta Xeneral apocayá. Cierto que nun ye tan raro qu’un gobiernu decline desarrollar el mandáu de la voluntá xeneral, pero equí, otra vez, lo noticiable nun ye la rareza: ye la normalidá. A polítiques rellacionaes col idioma dedícase un 0,04 % del total del presupuestu, según la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana, a la que nun-y cayó embaxo que nún de los puntos del proyectu presupuestariu fálase de cumplir un Plan de Normalización Social que dexó de tar en vigor nel añu 2007. Cuando la política llingüística nun pasa del copy-paste, castígase a la llingua con un inmisericorde search-and-destroy. Poniéndolo n’inglés ye más fácil que lo entienda Albert Rivera.

Una especie d’arguyu mal entendíu nos impide (o polo menos impídemelo a min) rogar favores apelando a la compasión. Pero hai díes en que yá nun lo ve ún tan deshonroso, esos díes en que les barreres del carácter van cediendo y se ve ún a piques de facer una tontería irreparable, y apetez suplicar qu’aparen un poco, polo menos pa garrar fuelgu y preparar el cuerpu pa otros ventitantos años de dar voces en castañéu. Un poco de caridá. Hai alredor de seis mil llingües en planeta, y la mayor parte d’elles tán en peligru d’estinción: nun diba pasar nada por insultar, pa variar, a los falantes de miskito, o d’uzbeko, o de malgache, una y bones hai consensu en que ye una llástima qu’eses llingües desapaezan, o (por qué non) a los d’español, portugués o alemán. Seguro que l’universu diba resistir que per un día retrocediéramos a los tiempos en que la corrección política nun esistía y ún podía ufanase d’odiar una llingua como si eso tuviera dalgún sentíu. Equí sabemos que nun s’abre’l cielu por cosa semeyante, porque ye’l pan nuestru de cada día, y tolo que’l glotófobu nun s’atreve a dicir del catalán (por mieu a que lu tachen de fascista), del wolof (por mieu a que lu tachen de racista) o del oromo (mayormente, porque nun sabe qu’esi idioma esista), dizlo del asturiano con tal naturalidá que lo que llama l’atención ye que tovía a dalgún imbécil como’l qu’esto escribe-y queden ganes de mandase d’una llingua que va camín de convertise na única creación colectiva de la especie humana que val pa imán de burlles y diana d’insultos. El Toro de la Vega sedrá historia y tovía sedrá normal faltanos al respetu a los que tenemos la desgracia (porque ye una desgracia, y non otra cosa) de sintir esta llingua como propia. En circunstancies normales, diba ser cosa de preguntase por qué’l nuestru casu ye tan especial, pero a estes altures, francamente, impórtame un pimientu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s