Ciudadanu Sánchez

Estándar

Cuando escribo estes llinies, la campaña electoral llega al ecuador y hai cuatro partíos en condiciones de ganar el próximu domingu. Si tuviera qu’apostar, yo diría que lo más probable, con diferencia, ye que vuelva a ganar el PP, pero nun diba chocame por demás que lo fixera cualquiera de los otros tres. Les llendes de lo posible tiénense vuelto, últimamente, flexibles abondo.

Yá sabemos en qué consiste un gobiernu de Mariano Rajoy. Paez qu’hai millones de persones que nun se dan llenes y piden por cuatro años más de psicotrópicos, lo que vien a confirmar que la educación española nun tien un problema, tien tres: el pasáu, el presente y el futuru. Seya como quier, los demás yá tenemos callu y nun vamos esperecer de plasmu. Pero les otres tres posibilidaes son una incógnita relativa. Si por mor del azar o d’un golpe d’efectu d’última hora l’electoráu s’inclina a da-y la victoria a Ciudadanos, vamos vivir dellos meses instalaos na prollongación agónica d’esta campaña electoral, por aciu de la inevitable tensión qu’acompaña a toles negociaciones pa formar gobiernos en minoría. Claro que d’eso nun nos llibramos nin ganando Rajoy, y en cualquiera de los dos casos toi por asegurar que vamos ver cómo reaparez aquello que tanto nos preocupaba hai unos años y que, igual que nos apasionó, dexó d’importanos cuando’l mercáu decidió que yá nun yera importante: la prima de riesgu. Supongo que nun soi l’únicu que tien claro que los pautos post electorales va roblalos l’IBEX 35 cola inestimable ayuda del Bancu Central Européu. Pero nun adelantemos acontecimientos.

Si resulta que gana Podemos, col concursu de les candidatures de confluencia que s’estilen en microclimes menos engochizaos que l’asturianu, el ruíu de sables financieros va ser igualmente una constante. Sicasí, tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera contaríen, en casu de ganar, con una bola extra que Rajoy nun pue xugar nin siquiera nel futbolín de Bertín Osborne, a saber: la de la novedá. Soi de los que piensen que, con tal de sascudise’l fedor a incensariu d’estos últimos cuatro años, media España va llorar d’alliviu si Rajoy abandona la Moncloa, y un presidente nuevu (nos dos sentíos del axetivu) pue sirvir como inyección d’optimismu p’afrontar un entamu de lexislatura que se prevé tormentosu como pocos.

Anque la victoria del PSOE seya tamién posible (ye un partíu con una mala salú de fierro), cuéstame muncho más imaxinar a Pedro Sánchez de presidente. A él pása-y otro tanto con Pablo Iglesias, pero creo que s’enquivoca: nun lleguen a presidentes los que tienen pinta presidencial, sinón que ye la presidencia lo que vuelve presidenciables a los presidentes y-yos da esa pinta característica, esa aura que nun teníen enantes de selo. O a ver si esistía la presidenciabilidá d’Aznar enantes de ganar les elecciones de 1996. Non, cuando digo que nun veo a Sánchez de presidente ye porque nun soi quien a responder la pregunta del millón: a quién beneficiaría que lo fuera. Cui bono. Quién diba ganar teniendo al ciudadanu Sánchez na Moncloa.

Toi convencíu de que nel PSOE tampoco tienen la respuesta. Por eso tola so campaña se basa en tratar de debilitar les posiciones del restu d’aspirantes, quedando ellos solos como única opción. Dacuando hasta se vienen arriba y reivindiquen pa sigo mesmos un estatutu heroicu, como si enveres dalguién creyera que’l PSOE s’enfrenta a otra cosa qu’a la erosión: ¿ú la defensa numantina d’esos derechos que dicen representar, mientres el PP nun fixo más que tronzalos estos cuatro años? ¿Qué batalla parllamentaria llibró’l PSOE contra los retayos? ¿Qué fixo esactamente’l PSOE asturianu por oponese a la LOMCE? ¿Yera GISPASA una muestra de lo que’l PSOE entiende por defensa de la sanidá pública?

Podía tar tola selmana preguntando coses asina, pero pa qué: la táctica del PSOE ye proclamar qu’ellos taben primero, que’l poder correspuénde-yos de manera natural, y que lo del PP tolérase por aquello de que nes democracies modernes los partíos únicos vienen de dos en dos, pero más nada. El discursu del PSOE agora mesmo ye pura cascarria llingüística, y si la xoya de la corona ye la defensa de la unidá d’España (un tema qu’ilusiona nun sabéis cuánto equí en Ciares, que foi onde Sánchez tuvo esti día predicándola), pamidea que Ciudadanos pue permitise’l luxu de competir por ella y hasta de quitá-yosla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s