Expediente Iglesias

Vuelven Mulder y Scully. La cadena Fox va emitir capítulos nuevos de la serie Expediente X, un clásicu de la televisión de los noventa. Yá saben: FBI, extraterrestres, conspiraciones, fenómenos paranormales y demás. Unes trames más entreteníes y meyor interpretaes que’l culebrón de los pautos d’investidura que tamos viendo estos díes en toles pantalles, incluida la del móvil.

Tengo que confesar que solo entendí la metá de los episodios d’Expediente X: aquellos que constituíen trames zarraes, munches veces humorístiques, sobre monstruos, mutaciones xenétiques y vampiros. En cambiu, la llinia argumental qu’atravesaba tola serie y que se suponía que diba llegar al clímax na película que s’estrenó nos cines en 1998, siempre se m’escapó: nunca entendí si los extraterrestres yeren reales o non y nunca me quedó claro quién abducía a Scully, anque reconozo que nesa llinia argumental taba muncho de lo meyor de la serie: los personaxes supuestamente secundarios, como’l Fumador, Alex Krycek o los Pistoleros Solitarios.

Tenía munches veces la sensación de que non tolos guionistes de la serie sabíen de qué diba la trama o pa ónde empobinaba. Pásame dalgo paecío colos movimientos de Podemos estos últimos meses: nun sé si hai estratexa detrás d’eses fintes táctiques que Pablo Iglesias executa un día sí y otru tamién. Y conste que, seyan les que fueren les dimensiones de los mios desengaños, pásame con Podemos lo mesmo qu’al axente Mulder colos extraterrestres: quiero creer.

I want to believe. Quiero creer que, cuando los grandes medios xeneradores d’opinión s’emperren tanto en demonizar una opción política, ye porque esa opción política representa enveres una amenaza/promesa de cambiu. Tamién quixi creer a Pablo Iglesias cuando dixo que nun diba aceptar formar parte d’un gobiernu del PSOE, y velequí qu’acaba de postulase como vicepresidente d’un executivu presidíu por Pedro Sánchez. Los más sabios del llugar alvierten que, como maniobra táctica, ye una obra maestra. Pue ser, pero p’aceptalo tengo que dar por válidos dos supuestos que m’abulten contradictorios.

El primeru: que, si’l PSOE rechaza la ufierta d’Iglesias, esti gana l’órdagu y hai elecciones. O nun les hai y tenemos gobiernu PP-PSOE-C’s, lo que reforzaría inda más a Podemos como poder emerxente. En cualquier casu, si Sánchez refuga la ufierta, Podemos gana. Esti supuestu aliméntase de la creencia nel carácter suicida de Pedro Sánchez. Y Pedro Sánchez será munches coses, pero de suicida nun tien pinta. Sánchez, involuntariamente, ta agora na mesma situación en que se punxo Iglesias, voluntariamente, hai unos meses: o César, o nada. La diferencia ye que Sánchez diba preferir ser cualquier cosa intermedia, mientres qu’a Iglesias nun-y queda más remediu que ser esa cosa intermedia (porque yá ta visto que pa lo de dimitir nun atopa güecu na axenda). Pedro Sánchez solo va salvar la so posición nel PSOE si accede a la presidencia del gobiernu. Les presiones pa que nun acceda tán siendo tremendes, pero yo nun lu daría entá por acabáu.

El segundu: que, si’l PSOE acepta la ufierta d’Iglesias, un tripartitu PSOE-Podemos-IU va poder aparar n’España lo qu’una Syriza cuasi hexemónica nun pudo aparar en Grecia. Pémeque nin siquiera teníemos que tar imaxinando esa posibilidá, que diba tener, como previsible efectu secundariu, el de poner a Podemos a los pies de los caballos (electorales), salvándo-y al PSOE la cara y retrasando la so descomposición interna, como yá pasó en dellos ayuntamientos y comunidaes autónomes. Sacante que, pa esti viaxe, seique nun facía falta tanta maquinaria de guerra electoral nin tanta gaita zamorana. Cierto que, na situación en que tamos, ye cuasi un imperativu moral que Podemos s’inmole d’esa manera: nin yo mesmu diba entender otra cosa. Pero forzar un procesu constituyente con estes blimes ye prácticamente inviable.

Expediente X xugaba siempre nel proverbial filu de la navaya: los extraterrestres podíen esistir, pero tamién podíen ser un inventu del gobiernu, inventu que solo diba furrular a condición de que los ciudadanos nun supieren que lo yera. Pa mi Expediente X escarriló’l día que suxirieron que podíen ser ciertes dambes les dos posibilidaes: conspiración gubernamental en collaboración con verdaderos extraterrestres. ¿De qué val una conspiración pa facer creer a la xente qu’esiste lo que verdaderamente esiste? ¿De qué-y val a Iglesias proponer un pautu de gobiernu qu’en realidá nun quier y que-y diba resultar francamente contraproducente, si ye tan evidente que lo fai cola convicción de que la propuesta va fracasar? Si rescampla la insinceridá de la propuesta, la táctica nun va funcionar, incluso pue reforzar la posición de Pedro Sánchez. Na puesta n’escena d’esi órdagu hai muncho de xenialidá pero hai muncho, al mesmu tiempu, d’esibicionismu. Ye un rasgu distintivu del gremiu al que pertenecen Iglesias, Errejón y Bescansa: interpretar el mundu en clave d’oposiciones a cátedra. Nun tengo mui claro que seya esi’l signu de los tiempos, pero quién quita. I want to believe.

Seya como quier, de poco val especular colos poderes ayenos: les coses cambien rápido, les palabres apodrecen d’a poco, y a saber si la selmana que vien nun veremos un gobiernu presidíu pol eximiu diputáu  de Coalición Canaria o, nel so defectu, por Bertín Osborne. Lo que sí sé ye que nesta partida nun hai naide que xuegue pa llograr un optimum políticu, nin siquiera a cambiu d’un poco de dignidá o n’esficies d’acutar pequeños avances pal artista enantes conocíu como clas trabayadora. Lo más qu’ún pue ganar equí ye’l títulu de Mal Menor. Como puntu de partida pa una nueva transición, tampoco ye lo que se diz apasionante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s