Cultura y media

Estándar

Paez que preocupa muncho la Cultura últimamente, especialmente en Xixón, onde nun pasa día ensin noticia o responsu qu’incluya sesuda teoría sobre l’estáu de les artes y les lletres, más de les artes que de les lletres, yá sía p’aplaudir a FETEN o pa llancir pol futuru de LABoral. De xuru que nun importará menos n’Uviéu o en Bimenes, pero ye que Xixón, yá se sabe, ye un referente cultural, y faigan el favor de ponese firmes pa dicilo, que la solemnidá nun se fabrica sola.

Lo cierto ye que la llamada Cultura, con mayúscula, pa evitar na midida de lo posible que la confundan con espresiones plebeyes o marcadamente etnicistes de la condición humana, atraviesa momentos delicaos, más del tipu enfermedá terminal que del tipu indisposición pasaxera, y qu’esti ye un fenómenu más global que local anque s’anecie en buscar soluciones puramente locales y más que nada epidérmiques. Soluciones, por cierto, que beben lexitimidá en construcciones teóriques d’a perrona, qu’equí muncho llorar a Umberto Eco pero a la hora de la verdá echamos mano de la presentación en Power Point que t’esplica’l problema en términos de inputs y outputs perfectamente simétricos y políticamente correctos. Asina ye como llegamos a considerar un problema social lo qu’estadísticamente interesa a un colectivu mui reducíu, cuasi irrelevante, subvirtiendo la famosa frase de John Fitzgerald Kennedy: “Nun te preguntes qué puedes facer tu pola Cultura, pregúntate qué ye lo que la Cultura pue facer por ti”.

A este altures de la historia universal, lo de la Cultura como fondu d’armariu del espíritu humanu, como que non. Taba bien qu’esa superación conceptual s’efectuara por saber interpretar lo cultural en términos de clase, pero nun vamos a embalanos: más bien lo que se gasta ye un relativismu de los efectos (pa gustos, colores) y un cinismu de les causes (el que la pilla, ye pa él) que, combinaos, convierten el sistema de producción y difusión de la Cultura nun mercáu onde les úniques variables que cuenten son la rentabilidá y la depredación de recursos públicos. Poco s’insiste nel efectu boomerang que pueda producise por mor d’eses mutaciones semántiques: si’l criteriu ye la demanda social, el futuru de les performances, les videoinstalaciones y la poesía visual ye llóbregu por dicilo suave. Pero si s’asume una cierta utilidá social, imponderable en términos económicos, pa los asuntos y los artefactos culturales (una dimensión formativa de la Cultura, si queremos falar como los manuales), correlativamente va haber qu’asumir que les decisiones de los poderes públicos tienen que se mandar de criterios más sólidos que l’afinidá personal ente políticos, xestores y creadores.

Xixón nun tien la esclusiva de les recesiones culturales. Otra cosa ye que, al tratase d’una ciudá d’un cuartu de millón d’habitantes que lleva venti años instalada na transición ente dos modelos productivos, o ente un modelu productivu y otru improductivu, esa recesión cultural afecte de manera acusada a una parte importante de les elites polítiques y intelectuales. Equí la Cultura dio perres, pa que nos entendamos. Y dio trabayu y currículum a quien meyor sabía arrimase y di que sí: el que la pilla, ye pa él, y a ver quién ye’l que protesta pola caxigalina de qu’ehí nun hai talentu nin conocimientu nin cosa intermedia ente uno y otro: pa gustos, colores. Cinismu de les causes y relativismu de los efectos. Una sociedá opulenta, o hipersubvencionada pol Gran Hermanu européu, pue alimentar esi tipu de metástasis, porque tovía quedará una migaya o dos pa repartir cola biblioteca del barriu y porque pa eso ta la prensa amigo, pa vender urbi et orbi’l productu Xixón Referente Cultural. Pero al quita-y el tapón a la bañera de bálsamu de Fierabrás onde llevábemos metíos venti años, lo que queda ye fumu, y del caro.

La Cultura, n’Occidente, ye conceptu que siempre rimó con Altura. Nunca pretendió la horizontalidá: ye más de maniobres verticales, como un ascensor nel que suben unos pocos pa pillar cachu na fiesta de l’azotea. Nada nun se gana con querer cambiar l’ascensor por un autobús: lo vertical, vertical ye, y ehí ta la gracia. Pero, mientres quede un poco de decencia democrática en dalgún almacén d’escobes del planeta, sigue siendo posible que nel ascensor entre tol mundu. Val que pa eso hai qu’enfotase en polítiques culturales de proximidá, en mirar pa los barrios y n’axustar los presupuestos a la población real de la ciudá y non a la cuenta de resultaos de les empreses de xestión de la cosa cultural. Por descontao que pa too eso nun fai falta dexar calabres llaborales pel camín, pero sí calabres ideolóxicos y unes cuantes estructures parasitaries y un pocoñín, tamién, d’esa soberbia ensin causa que fai de la Cultura, tantes veces, el peor enemigu d’ella mesma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s