Ente Islandia y Cabo Verde

Estándar

Nun ta habiendo nel reinu d’España movilizaciones masives escontra los refuxaos. Yera digno de celebrar, si nun fuera porque tampoco nun ta habiendo movilizaciones masives d’apoyu y porque ye bien probable que la singularidá española nun seya tal, sinón qu’equí la ultraderecha ta yá mui ocupada exerciendo la xenofobia escontra los catalanes y el día nun-y da pa too.

Esta selmana, a un comentarista deportivu cayó-y la del pulpu por pronunciar unes pallabres en catalán (tamién-y cayeron unes poques a un tertulianu por falar de deportes n’asturianu… n’Asturies). Estes situaciones son yá moneda corriente, pero siguen siendo una anomalía si les comparamos con cualquier sociedá del nuesu entornu. N’España la cosa centrífuga xenera mal ambiente, o seique seya’l mal ambiente’l que propicia la cosa centrífuga, nun vamos discutir por eso. Cuando’l presidente asturianu, y con él la mayoría de los voceros del partíu que gobierna n’Asturies (por nun dicir nada de la franquicia autóctona del que gobierna n’España), se declaren abiertamente contrarios al reconocimientu de los derechos de los falantes d’asturianu, tenemos un problema que nun ye solo llingüísticu, nin siquiera fundamentalmente llingüísticu, sinón democráticu. Pero son coses que pasen cuando se quier construir una democracia sobre’l marcu normativu d’un movimientu d’esaltación nacional. Dalgo asemeyao, anque n’otres circunstancies, pasó en Yugoslavia. Y nun me faigan falar de Yugoslavia.

Cualquier pasu alantre ye n’España un pasu atrás por mor del componente territorial que tien too en tolos momentos. Como la tontería ye contaxosa, tamién les fuerces centrífugues esbabayen más veces de les deseables. Pero por tamañu y tradición histórica (y tamién porque los llamaos nacionalismos periféricos se vieron obligaos, pa sobrevivir, a abrazase a les esquierdes de xemes en cuando, y tamién eso se pega), ye l’españolismu’l que va ganando en materia d’esibiciones de mal gustu. Tamién influye nello l’absorbente mitoloxía que s’impunxo manu militari a lo llargo de cuarenta años y que pa qué diba modificase si la Transición Modélica furrulaba igual o, a lo menos, daba’l pegu. Foi asina como se construyó un mapa autonómicu que combinaba tradición y modernidá, equilibriu y distinción, café pa toos y unes pingarates de coñá pa unos pocos. Nello siguimos, y persistimos.

D’una futura reforma constitucional a la española (chapa y pintura, pa que nos entendamos) nun ye dable esperar que s’arregle l’estropiciu territorial, y muncho menos que s’arregle atendiendo pa lo importante nuna sociedá democrática, a saber: el derechu a decidir. Toi sintiendo agora mesmo cómo unes cuantes manes entren en contautu cola cabeza correspondiente, pero enantes de completar el clixé xestual, taba bien que pensáremos qué otros criterios tenemos a mano: ¿la historia y les sos interpretaciones, tan imparciales elles, o la negociación ente les elites de los partíos y les grandes empreses, o un mix de les dos coses, como se fixo n’acabando la Modélica? N’Asturies la cuestión tien especial trascendencia, non tanto poles ganes que tenga equí la xente de separase d’España o d’axuntase cola República de Cabo Verde (sospecho que soi l’únicu que caltién viva esa utopía), como poles inevitables prevaricaciones historiográfiques y llingüístiques que nos queden por iguar y que lleven tola traza de quedar pa prau.

Amás de la inorancia y la mala fe con que se despachó l’encaxe d’Asturies nel mapa políticu del Estáu, hai otru factor d’igual importancia que nun va camín de camudar dientro d’un plazu razonable: la población. Somos una comunidá histórica d’alredor d’un millón d’habitantes, pero eses dimensiones cuasi doméstiques, tan petecibles cuando se miren dende la distancia que nos separa d’Islandia, vuélvense un pilancu cuando se piensa na capacidá d’influencia qu’esi millón de persones pueda tener nes decisiones que más lu afecten. Pudiera dase la paradoxa de qu’un pueblu que nun perdió’l nome nin siquiera cola provincialización de Javier de Burgos, dexara de ser pueblu xusto cuando’l nome ye lo único que-y queda cuasimente d’identidá propia.

Desque tengo usu de razón, l’asturianismu políticu foi siempre prisioneru d’esi círculu viciosu: énte la imposibilidá de facese escuchar nel turdeburde español, centrar los sos esfuerzos (non munchos, que pa qué cansar) en dir construyendo, n’Asturies, un estáu d’opinión que propiciara futures autodeterminaciones. Una estratexa condenada al fracasu, una y bones el poder autonómicu ye equí una función del estatal y nun hai nada, tovía, que podamos llamar “hexemonía cultural asturiana”, sinón más bien una subcultura dientro del mapa de significaos que les nueses elites polítiques manexen y reproducen. Por eso ye tanto más significativo que, cuando se produz dalguna anomalía nel guión electoral (Foro en 2011, Podemos en 2015), l’elementu asturianista tea siempre presente pero nun acabe de condicionar el so discursu más qu’en momentos de crisis aguda.

La política asturiana, esa meta volante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s